¿ DÓNDE ESTÁ EL DIOS DE ELÍAS ?

" Entonces Eliseo tomó su ropa y la rasgó en dos. Luego recogió la capa que se le había caído a Elías, y regresó al Jordán y se detuvo en la orilla. Acto seguido, golpeó el agua con la capa, y exclamó: "¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías ? " ( 2 Reyes 2,13-14).

El gran objeto de nuestros deseos es Dios, Jehová, el Dios de Elías; con El todo es floreciente. Su ausencia es desastre y muerte.

¡ Qué misericordia que el Dios de Elías fue también el Dios de Eliseo !, y también será con nosotros. " Pues éste es nuestro Dios por siempre y para siempre, ¡ Él es nuestro guía eternamente ! ( Salmo 48,14).

No necesitamos antigüedades para el pasado, ni novedades para el presente, ni maravillas para el futuro; sólo necesitamos al Dios Trino - Padre, Hijo y Espíritu Santo - y veremos entre nosotros maravillas iguales a las del tiempo del Dios de Elías. ¿ Dónde está el Señor de Elías ? Cuando Eliseo usó la antigua capa de Elías y golpeó el agua con la misma, ésta se hizo a uno y otro lado, y Eliseo volvió a cruzar el río. Los profetas de Jericó, que estaban enfrente, dijeron al verlo: "¡El Espíritu de Elías reposa ahora en Eliseo " (versículo 15).

La capa o el manto de Elías, recogida por Eliseo,

era el signo de la presencia del Espíritu del Señor. A diferencia del ciclo de Elías, el de Eliseo relata una extensa serie de milagros: el saneamiento del manantial (2 Reyes 2,19-22), el castigo de los burlones (2 Reyes 2,23-24), la multiplicación del aceite (2 Reyes 4,1-7), el milagro de la comida ( 2 Reyes 4,38-41), la multiplicación del pan ( 2 Reyes 4,42-44), la recuperación del hacha (2 Reyes 6,1-7) y la resurrección de un muerto en la tumba del profeta ( 2 Reyes 13,20-21).

En nuestros días nuestra única necesidad es el Dios de Elías. El Dios que le guardó fiel debe mantenernos firmes, aunque fuéramos dejados solos en la verdad (1 Corintios 1,8). El Dios que levantó a un muerto por medio de él debe hacernos levantar a los hombres muertos en sus pecados ( 1 Reyes 17,22). El Dios de Elías no ha muerto, ni duerme, ni está de viaje. Está todavía en el cielo mirando a sus escogidos; puede que estos tengan que esconderse en cuevas, pero el Señor sabe que son suyos. Es todavía poderoso para guardarnos fieles en medio de la generación infiel, a fin de que no doblemos nuestras rodillas a Baal.

El Dios de Elías le dio a Eliseo por un poco de tiempo la experiencia de lo dulce que es depender del Señor y de las misericordias de su bendición (1 Reyes 17,16). ¿ Dónde está el Dios de Elías ? Está vivo, a tu lado; dispuesto a destrozar toda del diablo que ha venido en tu contra.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración