Donar

LA NECESIDAD DE BUSCAR A DIOS.

Número 989

ImprimirCompatir por email

Yo amo a los que me aman, y los que me buscan, me encuentran ( Proverbios 8, 17).

El Padre celestial quiere estar cerca de aquellos a quienes ha escogido y a quienes ama. Él desea estar cerca de ti. Él no sólo nos acepta, sino que tiene fuertes sentimientos hacia nosotros. Tan fuertes son esos sentimientos, que Él dio a su Hijo para que muriera en nuestro lugar. Es algo triste que los cristianos puedan vivir toda su vida sin experimentar esa clase de intimidad con su Padre celestial. Llenamos nuestro tiempo de adoración con actividades religiosas que nos distraen de la persona de Cristo y nos separan de su presencia. Todo el tiempo nuestro Padre del cielo desea comunión, cercanía, intimidad y relación. Nos quiere cerca de él, a sus pies. El mayor deseo del Padre se encuentra en la presencia de su palabra: ".... Porque nosotros somos templo del Dios viviente, como él mismo dijo: Viviré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo " ( 2 Corintios 6,16).

" Recurran al Señor, y a todo su poder; recurran al Señor en todo tiempo " ( Salmo 105,4). El énfasis aquí está en la continuidad. nada es más doloroso que una relación temporaria. Dios está buscando amistades duraderas. Buscar al Señor no es un pasatiempo de domingo a la mañana. Es una búsqueda de toda la vida. Durante los tiempos del Antiguo Testamento, la gente que vivía lejos del

templo hacía un viaje anual a Jerusalén. Parece que tenemos muchos cristianos que siguen el ejemplo del Antiguo Testamento y sólo buscan a Dios en Navidad o en Pascuas. Pero buscar a Dios es algo que tenemos que hacer cada día: en nuestros hogares, en nuestras oficinas, en nuestras escuelas y en nuestros negocios. Busca siempre su rostro.

Una gran mayoría de gente no ve su necesidad de Dios. Muchos de ellos tienen más confianza de su propia habilidad para solucionar las cosas, que la que tienen en buscar la dirección de Dios. Su confianza está en otras cosas antes que en el Señor. Esta gente está equivocada. Isaías 31,1 dice: " ¡ Ay de los que van a Egipto a buscar ayuda, de los que confían en los caballos, de los ponen su confianza en que tienen muchos carros y en que es muy numerosa su caballería, y no vuelven la vista al Dios Santo de Israel, no buscan al Señor. "

El rey Roboam no tuvo éxito. la razón que nos da la Biblia es que él " no preparó su corazón para buscar al Señor ". Él no estaba preocupado por conocer al Dios de sus padres: " Él hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová" ( 2 Crónicas 12,14). Hoy, el Espíritu Santo nos ha pedido que desatemos diferentes tipos de unción, a través de 10 minutos de oración cada hora, de 6 a.m. a 7 p.m.. Pero su petición es que lo hiciéramos a través de la adoración.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008