Donar

¿ TEMOR A DIOS O A LOS HOMBRES ?

Número 770

ImprimirCompatir por email

Por tanto, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, se oirá a la luz del día; y lo que han dicho en secreto y a puerta cerrada, será gritado desde las azoteas de las casas. A ustedes, amigos míos, les digo que no deben tener miedo de los que matan el cuerpo, pero después no pueden hacer más. Yo les voy a decir a quién deben tenerle miedo; ténganle miedo al que, después de quitar la vida, tiene autoridad para echar en el infierno. Sí, ténganle miedo a él " ( Lucas 12, 4-5).

El temor a la oposición o al rídiculo puede debilitar nuestro testimonio por Cristo. Empleando las alentadoras y cálidas palabras "amigos míos ", Jesús advierte a Sus discípulos que no se avergüencen de esta maravillosa amistad bajo ninguna prueba. Muchas veces nos adherimos a la tranquilidad y a la comodidad, aun a riesgo de nuestro andar con Dios. Jesús nos recuerda aquí que debemos temer a lo eterno, no a lo temporal ni sus consecuencias. No permita que el temor a una persona o a algún grupo impida que salga en defensa de Cristo. Tema a Dios y no a los hombres.

Hay que temer a Dios más que a los más poderosos hombres de este mundo, pues sólo Dios, " después de haber quitado la vida, tiene autoridad para echar en el infierno ". Al confesar a Cristo, se puede incurrir en la ira de los

hombres; pero al negar a Cristo, se incurre en la ira de Dios, que es infinitamente más poderosa, como es infinita la diferencia entre el tiempo y la eternidad. " Es cierto - dijo el obispo Hooper, mártir de la fe cristiana - que la vida es dulce, y la muerte es amarga; pero la vida eterna es más dulce, y la muerte eterna es más amarga ".

Si menciono la ira del hombre, aun la ira del príncipe más fuerte, no se podría comparar con la ira de Dios. La gente tiene temor de la ira de los reyes, especialmente los dictadores, quienes tienen la vida y las posesiones bajo su control, las cuales puede destruir a voluntad. Proverbios 20,2: "Rugido de león es la furia del rey; quien provoca su enojo se juega la vida ". El más grande de los gobernantes del mundo que exhibe con toda su majestad y poderío los mayores terrores, es un débil gusano de la tierra comparado con el Creador Altísimo y Rey del cielo y de la tierra.

Todos los reyes de la tierra son como cucarachas delante de Dios. No son nada, y aun menos que nada. La ira del Rey de reyes es mucho más terrible que la de ellos, así como la majestad de Dios es más grande también.

Para aquel lector que no se ha convertido a Cristo, le digo que considere a Isaías 66,16 : " Con fuego y con espada juzgará el Señor a todo mortal". Pero aun hoy, Dios tiene misericordia de ti.

 

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo