Donar

TEXTOS BÍBLICOS SOBRE LOS PADRES.

Número 765

ImprimirCompatir por email

La Biblia contiene gran cantidad de referencias sobre los padres: " Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar ( Éxodo 20,12). " Vivía sujeto a ellos " ( Lucas 2,51). El Señor Jesús recordó también la fuerza de este mandamiento de Dios ( Marcos 7, 8-13). El apóstol enseña: " Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es justo. " Honra a tu padre y a tu padre ", tal es el primer mandamiento que lleva consigo una promesa: "para que seas feliz y se prolongue tu vida sobre la tierra " ( Efesios 6,1-3; Deuteronomio 5,16).

En el libro de Proverbios se nos ilumina bastante sobre este tema: " Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre. Adornarán tu cabeza como una diadema; adornarán tu cuello como un collar " (1,8-9); " Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido " ( 3,12); " Escuchen, hijos, la corrección de un padre; dispónganse a adquirir inteligencia " ( 4,1); " Cuando yo era pequeño y vivía con mi padre, cuando era el niño consentido de mi madre, mi padre me instruyó de esta manera: Aferrate de corazón a mis palabras; obedece mis mandamientos y vivirás " ( 4,3-4). " Hijo mío, obedece el mandamiento de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre. Grábatelos en el corazón; cuélgatelos al cuello. Cuando

camines, te servirán de guía; cuando duermas, vigilarán tu sueño; cuando despiertes, hablarán contigo ( 6, 20-22); " El hijo sabio es la alegría de su padre; el hijo necio es el pesar de su madre " (10,1); " El hijo sabio atiende a la corrección de su padre, pero el insolente no hace caso a la reprensión " ( 13,1); " El necio desdeña la corrección de su padre; el que la acepta demuestra prudencia " (15,1); " El hijo sabio alegra a su padre; el hijo necio menosprecia a su madre " ( 15, 20); " La corona del anciano son sus nietos; el orgullo de los hijos son sus padres " (17,6); " Engendrar a un hijo necio es causa de pesar; ser padre de un necio no es ninguna alegría" ( 17,21); " El hijo necio irrita a su padre, y causa amargura a su madre " ( 17, 25); " El hijo necio es la ruina del padre " (19,13); " Al que maldiga a su padre y a su madre, su lámpara se le apagará en la más densa oscuridad " (20,20); " La necedad es parte del corazón juvenil, pero la vara de la disciplina la corrige " (20,15); No dejes de disciplinar al joven, que de unos cuantos azotes no se morirá. Dale unos buenos azotes, y así lo librarás del sepulcro" ( 23,13-14); "Escucha a tu padre, que te engendró, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana "(23,22); "El padre del justo experimenta gran regocijo; quien tiene un hijo sabio se solaza en él. ¡ Que se alegren tu padre y tu madre ! ¡ Que se regocije la que te dio la vida ! ( 23,24-25); " El hijo derrochador deshonra a su padre " ( 28, 7)..

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo