Donar

BENDICIONES PARA NUESTRAS FAMILIAS.

Número 753

ImprimirCompatir por email

Quiero hablar sobre la relación más santa de la vida humana: la familia. El hombre pecador ha contaminado justamente esa relación con muchas inmundicias, de modo que hasta el creyente, a menudo, no ve claro el fundamento puro y divino del hogar. Es necesario purificarse por la sangre, de todo aquello que quizás nos haya alcanzado, en lo que se refiere a la manera de pensar y de juzgar acerca de la familia.

Deuteronomio 28,32, nos muestra la maldición de la Ley y la bendición de la Ley. Parte de la maldición tiene que ver con nuestros hijos: " Les arrebatarán a sus hijos y a sus hijas, sin que ustedes puedan evitarlo. Se los llevarán a otro país, y ustedes nunca más volverán a verlos. ". Este versículo está hablando acerca de nuestro círculo familiar. Dice hijos e hijas, pero podría con igual facilidad decir tías, tíos, madres y padres.

La maldición es ver a los hijos e hijas - los miembros de la familia - ser arrebatadas por el enemigo y nunca más volver a verlas. ¿ Quién es nuestro enemigo ? La Biblia dice: " .... pues su enemigo el diablo anda buscando a quien destruir, como si fuera un león rugiente " ( 1 Pedro 5,8). Que tragedia caminar bajo la maldición de la Ley y ver a los miembros de la familia en las manos de Satanás, ciegos y siendo arrastrados a un infienro diabólico - y no tener fuerza en las manos , no

poder en las manos para ayudarles. Usted los ve esclavos de la droga, bajo la influencia del alcohol, con hogares quebrantados, sumergidos en la inmoralidad, atormentados en sus mentes, y no hay nada que pueda para ayudarles. Esa es la maldición de la Ley.

Pero hay buenas noticias para nosotros. Gálatas 3,13 -14 dice : " Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros .. para que la bendición de Abraham hecha en Cristo Jesús se extendiese a nosotros ".

Las bendiciones están enumeradas en los primeros 14 versículos de Deuteronomio 28. Si usted pertenece a Jesús, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas las bendiciones que van a continuación, por haber escuchado la voz de Jehová, tu Dios. Serás bendito en la ciudad y bendito en el campo. Bendito será el fruto de tus entrañas... (versículo 2-4). Dios se preocupa por nuestras familias. Todos nuestros parientes pueden ser salvados, librados y bendecidos. Tenemos que extender nuestra ayuda a aquellos necesitados dentro del círculo de nuestra familia.

No diga tan solo: " Bueno, alguien ya se ocupará de ellos. " El infierno existe. Jesús es el único camino al cielo. Dios nos dijo la verdad en la Biblia. Tenemos que decidirnos para que nuestras familias sean salvas. ¡ BENDICIONES !

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008