Donar

NO HAY SALIDA DEL INFIERNO.

Número 708

ImprimirCompatir por email

La Biblia amonesta de una forma precisa a todos los creyentes en Dios: " Ezequiel, tu tarea será mantenerte siempre vigilante y decirles a los israelitas que están en grave peligro. Tan pronto como yo te diga algo, tú deberás decírselo a ellos. Si yo le anuncio a alguien que va a morir por causa de su mala conducta, y tú no se lo adviertes, esa persona morirá por causa de su pecado, pero el culpable de su muerte serás tú. En cambio, si tú le adviertes que debe apartarse del mal, y no te hace caso, esa persona morirá por causa de su pecado, pero tú no serás culpable de nada ". (Ezequiel 3, 17-19).

Jesucristo dijo en Marcos 16, 15: " Vayan por todos los países del mundo y anuncien las buenas noticias a todas las personas. Los que crean en mí y se bauticen serán salvos. Pero los que no crean en mí, yo los voy a rechazar ".

El infierno es una indudable revelación de la Escritura. Dios nos mandó a exhortar a las personas con referencias al infierno. Ya que en los púlpitos no se habla casi nada sobre este hecho, es una necesidad obligatoria levantar la voz en cuanto a este serio asunto.

La Escritura habla de un lugar en que los malos, los que no se arrepintieron y los que rechazan a Cristo y lo desprecian, tienen que pasar la eternidad. En primer lugar, ese lugar se llama

Hades, donde pasan las almas de los perdidos. Al final del reino de Jesucristo, en la segunda resurrección, ellos resucitarán para ser lanzados, después del juicio, en alma y cuerpo al lago de fuego y azufre. La palabra de Dios nos dice: " Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego " ( Apocalipsis 20,15).

En el libro " Una Revelación Divina del Infierno ", se narra una horrorosa escena en la cual , una mujer que estaba en la fosa del lago de fuego y azufre, con su cabeza calva, con solamente agujeros donde sus ojos y nariz debían estar ; con inmensas uñas que metía en las paredes de la cueva de azufre y , donde el fuego se agarraba de sus manos y la carne muerta caía de ella mientras escarbaba; gritaba, " Quiero salir de aquí ". Jesús conoció sus pensamientos y dijo: " los juicios están determinados. Aún cuando era una niña, te llamé y te llamé para que te arrepintieras y me sirvieras. Cuando tenía 16 años, yo vine a ti y te dije, yo te amo. Dame tu vida, y ven y sígueme, porque te he llamado con un propósito especial. Te llamé durante toda tu vida, pero no me escuchaste. Tú dijiste, " Un día te serviré. Yo no tengo tiempo para ti ahora. Tengo que gozar de la vida. Lo haré mañana. El mañana nunca llegó "·

El infierno es eterno y real. No hay salida para quien entre allí. Tendrá que quemarse para siempre entre las llamas. ¡ Ven a Jesucristo hoy !

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008