Donar

DIOS ABORRECE EL FALSO TESTIMONIO.

Número 608

ImprimirCompatir por email

El libro del Génesis, muestra a Dios bajando al paraíso a platicar con sus hijos. Pero un día aparece un animal repugnante - la Biblia presenta el mal con el símbolo de la serpiente. Les sugiere a los humanos que pueden " ser como Dios ". La mentira envenena sus corazones; aceptan la sugerencia, y se rompe la armonía entre Dios y los hombres. Así entró la mentira en el mundo.

Caín, con su corazón envenenado, le dice a su hermano Abel que lo invita a " ir de paseo "; era el paseo de la muerte. " Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano y lo mató " (Génesis 4,8). La mentira es la moneda falsa, con que se engaña a los demás. La Biblia llama a Dios la verdad pura, la Luz. Al espíritu del mal, el demonio, lo llama el " padre de la mentira ", o sea, las tinieblas. En el sentido bíblico, mentir es ir contra la luz.

Para velar por la armonía entre sus hijos, el Señor dio un mandamiento muy concreto: " No digas mentiras en contra de tu prójimo " (Deuteronomio 5,20).

La Biblia está llena de citas contra los mentirosos. El libro de los Proverbios 6, 16 -19, apunta que Dios aborrece a los testigos falsos: " Hay seis cosas que aborrece el Señor: .... la lengua que miente......el falso testigo que esparce mentiras..."

Jesús es la Verdad y enseña la verdad; El viene a perfeccionar la ley. Jesús no prohibe únicamente " no levantar falsos testimonios", sino que manda caminar en la verdad. El dijo: " Yo soy el camino, la verdad y la vida " ( Juan 14,6). Los demás lo sabían muy bien; un día se le acercan y le dicen: "Maestro, sabemos que eres veraz y enseñas el camino de Dios conforme a la pura verdad " (Mateo 22,16). Jesús enseñó a no tenerle miedo a la verdad, a no temerle a la claridad y la luz. " La verdad los hará libres " ( Juan 8,32), repetía Jesús, y murió para dar testimonio de la verdad.

Un discípulo le dijo a Tomas de Aquino: " Mire el cielo, un buey va volando ". Tomás vio hacia el cielo. Se rieron de él. Tomás alegó: " Creo más fácil que un buey pueda volar, que un cristiano pueda mentir ".

Un anciano se encontró con un perro que le ladraba; aquel anciano astuto le dijo: " Te voy a matar con una mentira", y comenzó a gritar: "Aquí hay un perro rabioso ". Todo el pueblo se lanzó contra el perro y lo mató. " La mentira consiste en decir falsedad con intención de engañar, " decía Agustín. La intención deliberada de inducir al prójimo a error mediante palabras contrarias a la verdad constituye una falta contra la justicia y la caridad. San Pablo, en su carta a los Efesios 4,15, aconseja: " Déjense de mentiras, ya que todos somos miembros unos de los otros ".

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008