Donar

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Número 584

ImprimirCompatir por email

¿ Sabía usted que existe mayor probabilidad de que una mujer sea agredida en su casa por parte de su pareja que fuera de ella ? ¿ Qué existe mayor riesgo de que un niño sea abusado sexualmente en su casa por parte de un familiar o conocido que por un extraño ?

Parece muy extraño que sea precisamente el ambiente familiar el escenario donde los seres humanos reciben más maltrato que en cualquier otro lugar.

En un estudio realizado en Colombia, se encontró que la violencia en el interior de la familia sigue creciendo en proporciones alarmantes. En 1995 se encuestaron 11 mil hogares y se observó que una de cada cuatro mujeres había sido golpeada por su esposo o compañero. En el año 2000 se repitió la encuesta pero los resultados fueron diferentes; de 100 mujeres, 41 de ellas habían sido víctimas de maltrato físico, o sea una de cada dos mujeres. De estas víctimas, 31 habían sido golpeadas con la mano, 12 habían sido pateadas o arrastradas; a 8 de ellas las amenazaron con armas de fuego o cortopunzantes, a 5 habían tratado de estrangularlas o quemarlas, y a 11 los esposos las habían violado sexualmente.

La violencia intrafamiliar se mantiene oculta en la mayoría de los casos, no porque sea difícil de percibirla, sino porque estamos tan acostumbrados a maltratar o a ser maltratados,

que nos parece normal cuando esto se presenta entre los miembros de la familia.

Se dice que un hombre estaba golpeando a su mujer. Al ver el atropello, una persona que caminaba cerca de ellos salió en defensa de la mujer, llamándole la atención al hombre por su trato abusivo. Inmediatamente la mujer respondió : " Déjelo que me pegue, para eso es mi marido ".

El cristianismo tiene una respuesta clara al problema de la violencia intrafamiliar. El cristiano es y debe ser un practicante de la Biblia, si no lo hace queda fuera de las normas de Dios. Dice la Escritura : " Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa "(Efesios 5,25). En Efesios 5,28 -29 dice: " Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo, El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la Iglesia ".

El cristianismo no acepta bajo ningún punto de vista que una mujer viva atemorizada al lado de un hombre que continuamente la golpea dejando en su rostro y en todo su ser las huellas de la brutal violencia. El cristianismo no tolera que una mujer sea un artículo de propiedad del hombre al que puede maltratar a su antojo, o que ella acepte la idea de ser maltratada por que su esposo es el proveedor.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo