HOY ES DÍA DE RECONCILIACIÓN

La Biblia dice: " El día veinticuatro de ese mes los israelitas se reunieron para ayunar, se vistieron de luto y se echaron ceniza sobre la cabeza. Habiéndose separado de los extranjeros, confesaron públicamente sus propios pecados y la maldad de sus antepasados, y asumieron así su responsabilidad. Durante tres horas leyeron el libro de la ley del Señor su Dios, y en las tres horas siguientes confesaron sus pecados y lo adoraron " ( Nehemías 9, 1-4).

El arrepentimiento es un cambio de modo de pensar y actuar. Un cambio de actitud hacia el pecado; incluye la voluntad, intelecto y emociones. Es un acto por el cual uno se aparta del mal camino, confiesa su pecado a Dios y pone su fe en Jesucristo.

Israel tenía todos los años un día de arrepentimiento o reconciliación. En ese día era leída la Palabra de Dios y si las personas reconocían sus pecados podían confesarlos.

El sumo sacerdote los traspasaba a un macho cabrío y éste era sacado fuera del campamento. Esto se practicaba todos los años. Este era el gran día de la reconciliación ( Levítico 16). En el día de la reconciliación de Israel, se daba lectura a la Biblia y las personas eran convecidas de sus pecados, luego los confesaban y eran reconciliados con Dios.

Esto es lo que el Espíritu Santo trae para una persona, un pueblo o una nación. El Espíritu Santo enciende la Palabra y convence de pecado. Muestra al pecador los planes de Dios a la luz de la Biblia y lo horrible que es el pecado para él.

El Espíritu Santo despierta la conciencia. Entonces la conciencia dará testimonio a su propio corazón, porque la conciencia es como un testigo ante el juicio. La conciencia dice: " Yo estuve presente cuando adulteraste ", " Yo estuve presente cuando robaste ", " Yo estuve presente cuando mentiste ". Entonces cuando el hombre o la mujer reconoce su culpa, viene la gracia de Dios, viene el poder el evangelio para salvación. La Biblia dice que hay perdón para los adúlteros, mentirosos, ladrones, homosexuales, lesbianas, drogadictos, borrachos, asesinos, brujos, perversos, abusadores, etc.; porque Jesucristo en la cruz llevó nuestros pecados.

El pecador es impactado por el Espíritu Santo a través de la Palabra de misericordia: " Pues Dios amó tanto al mundo, que dio su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él " ( Juan 3,16-17).

Hoy es un día de reconciliación, no sólo una vez al año; deja que el Espíritu toque tu conciencia.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén