Donar

PUERTAS DE MALDICION

Número 556

ImprimirCompatir por email

LAS ESCRITURAS son bien precisas. Cualquier relación con Satanás abre una puerta en la vida del individuo para la entrada del poder satánico, la contaminación demoníaca o ambas. El hecho de que la persona sea cristiana o no cristiana no hace diferencia. Levítico 19,31 dice: " No practiquen el espiritismo ni consulten a los adivinos, pues se harían impuros por esto. Yo soy Jehová ". Estas puertas ( creadas por el pecado ) proporcionan a Satanás derecho legal, según la Palabra de Dios ( la Biblia), para ejercer poder en sus vidas. Los cristianos no están protegidos porque si abren esas entradas significa que participan conscientemente en el pecado, la ignorancia, o ambos. En Romanos 6, 15 -16 leemos: " Otra vez pregunto: ¿Vamos a pecar porque ya no estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia ? Claro que no. ¿Cómo podrían ignorar esto ? En cuanto ustedes se entregan a alguien para ser sus esclavos y cumplir sus órdenes, ustedes son sus esclavos y tienen que obedecerle. Si ese dueño es el pecado, irán a la muerte, pero si obedecen a la fe, llevarán una vida santa ".

Cualquier relación con lo oculto, no importa cuan superficial o breve sea, es una puerta. Me refiero a cosas como jugar el horóscopo, visitar por curiosidad a un adivino o cacique, leer las hojas de té, leer las manos. Una simple visita de curiosidad a una sesión espiritista basta para afectarlo a uno por el resto de la vida. Igualmente estudiar libros sobre las artes ocultas, jugar con una ouija, probar nuestra percepción extrasensorial, experiencias síquicas, proyección astral, meditaciones de cualquier tipo que incluyan la pérdida de conciencia o dejar la mente en blanco, o que empleen aguas, aceites o minerales en los que se ha introducido una vara o un péndulo. Igualmente peligrosa es la participación en magias de cualquier tipo, en levitaciones ( mover objetos sin tocarlos físicamente), en consultas con médiums o espiritistas para tratar de localizar objetos perdidos, la práctica del yoga; y, claro está, cualquier práctica de brujerías en forma de maleficio y encantamientos. Cualquiera de éstos abre puertas al influjo de los poderes satánicos y demoníacos.

La acupuntura es una forma de cura demoníaca. Las religiones orientales son todas formas de adoración demoníaca. El público no sabe que las agujas que se emplean en la acupuntura están bendecidas por varios líderes de religiones orientales antes de su uso y por lo tanto son puertas directas para la entrada de demonios.

Cualquier participación en prácticas de las religiones orientales como la meditación trascendental, el yoga, control mental, levitación, proyección astral, etc., resulta en contaminación demoníaca, posesión o ambas cosas. ¡ Que Jesucristo te proteja con su Sangre preciosa !

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo