NACIÓ SORDO PORQUE SU MADRE CONSULTÓ A ADIVINOS.

Muchas personas del pueblo de Dios luchan contra adversidades y males en sus vidas, sin reconocer que sus problemas se deben a las maldiciones. Y que éstas a su vez entran por la " puerta del pecado".

" MALDITO SEA QUIEN NO PRACTIQUE FIELMENTE LAS PALABRAS DE ESTA LEY " ( Deuteronomio 27,26).

Hay una prohibición bíblica: " No seréis agoreros ni adivinos... No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos .." ( Deuteronomio 18, 10-11 ; Levítico 19, 26 y vers. 31). Este fue el principal motivo por el cual Saúl fue desechado. Desechó la palabra de Jehová ( 1 Samuel 15, 24- 26), y la palabra de Dios era y sigue siendo muy clara: " Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación " ( 1 Samuel 15,23). " Así murió Saúl por su rebelión con que prevaricó contra Jehová, la cual no guardó, y porque consultó a una adivina, y no consultó a Jehová; por esta causa lo mató, y traspasó el reino a David hijo de Isaí" ( 1 Crónicas 10, 13-14).

Los adivinos predecían supuestamente el futuro por medio de diversos métodos y era acompañado de una invocación a una deidad.

Otra técnica para determinar si las maldiciones están en acción, consiste en buscar sus efectos.

 

Los más comunes son pobreza, esterilidad, enfermedades,, dolencias crónicas, fracasos, derrotas, humillaciones, alteraciones mentales, tormentos, traumas constantes, obstáculos espirituales, dominio por parte de los demás y abandono tanto de Dios como de quienes nos rodean ( Deuteronomio 28, 20-68).

Un joven de 14 años fue liberado de una maldición generacional y quedó completamente sano. La mamá había llevado a su hijo para que se orara por el, y dijo que había nacido totalmente sordo. Como nunca tuvo la oportunidad de oír, por tanto, jamás aprendió a hablar y era mudo. Una palabra de conocimiento indicó que su sordera se debía a una maldición originada en el compromiso de la madre por haber visitado a personas que adivinaban el futuro. La madre reconoció que después de haber entregado su corazón al Señor se había comprometido mucho en buscar que le adivinaran la suerte. La madre se arrepintió y después le ministraron liberación. Posteriormente, oraron por el muchacho haciéndole saber al demonio de la maldición que ya no tenía ningún derecho legal sobre el joven. Cuando el demonio salió, instantáneamente el muchacho recibió la facultad de oír. Un hermano de la comunidad puso a funcionar una cinta de alabanza en el sistema de sonido de la iglesia. El joven comenzó a tocarse su oído y otro y a mover su cabeza con el ritmo de la música, era la primera vez que podía oír. Estaba sano.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén