Donar

¡ LOS DOS PARAÍSOS !

Número 467

ImprimirCompatir por email

La Biblia empieza con un paraíso y acaba con otro. ambos son lugares de felicidad. El primero fue preparado para el hombre natural; el segundo, para el hombre redimido.

La Biblia termina con otro paraíso recobrado para el hombre, muy superior en todos sus aspectos. Es muy interesante considerar sus contrastes:

1. El primer paraíso era terrenal. Se detalla su emplazamiento en el Asia Occidental. Estaba, por lo tanto, expuesto a las vicisitudes de la tierra, y fue destruido, según parece, por el Diluvio.

El segundo paraíso es celestial. Se detalla también su situación, nada menos que en " el Cielo de Dios"; el lugar más elevado del universo (Apocalipsis 21, 2).

2. Había noche. ( Génesis 1,5). Esta es necesaria a causa de la fragilidad de nuestros cuerpos que requieren descanso; pero significa casi media vida perdida.

En el segundo no hay noche. " No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. " ( Apocalipsis 22,5). La actividad es sin descanso y sin cansancio.

3. Entró Satanás en el primer paraíso. ( Génesis 3,1). El gran enemigo de Dios, envidioso de la felicidad de nuestros padres, introdujo en su alma pura la desconfianza y la ambición. En el segundo paraíso, Satanás es excluido : " Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos ". (Apocalipsis 20,10). Ello significa que no habrá más pensamientos de desconfianza hacia Dios y hacia el prójimo, ni más ambición, pues no habrá pecado.

4. En el primer paraíso entró el dolor: " maldito sea el suelo por tu casa; con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida.. Con el sudor de tu rostro comerás el pan ". ( Génesis 3, 16-17). En el segundo paraíso, el dolor será quitado. Todos los motivos de dolor moral y físico desaparecerán: A la muerte, la enfermedad, la pobreza y el pecado, se les llamará " las primeras cosas ", considerándolas sólo como un triste recuerdo del pasado ( Apocalipsis 21,4) .

5. En el primer paraíso se cerró la entrada. Dios no quitó inmediatamente el paraíso de la tierra, pero lo cerró ( Génesis 3,22-24). El segundo paraíso está siempre abierto: " Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche " (Apocalipsis 21,25 ) .

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo