PEDRO NUNCA FUE NI SERÁ LA ROCA.

Según ROMA, tiempo después de Pentecostés Pedro se trasladó a ROMA y fue su primer obispo. Desde allí gobernó la iglesia universal como cabeza de los obispos del mundo. Por lo tanto, todo aquel que sucede a Pedro, como obispo de Roma, también le sucede como papa.

ROMA enseña que el papa es el vicario o representante de Cristo sobre la tierra; este argumento, descansa en las palabras de Cristo quien dijo a Pedro: " Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia ". ( Mateo 16,18). Según Roma, Pedro sería la roca sobre la que se edificaría la Iglesia. Sería el " príncipe de todos los Apóstoles y cabeza visible de toda la iglesia".

Hay varios problemas con esta interpretación. EL PRIMERO es que alguien que leyera el Evangelio de Mateo en griego, el idioma original del Nuevo Testamento, NO llegaría a la conclusión inmediata de que Pedro era la roca. En el Evangelio de Mateo, cuando Jesús le dijo a Simón: " Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia " ( Mateo 16,16), las palabras que escogió son de trascendental importancia. Aunque el nombre Pedro significa roca ( Petros), Jesús no dijo: " Tú eres Pedro ( Petros), y sobre esta roca ( petros) edificaré mi iglesia.; o sea, " Tú eres Pedro y sobre tí Pedro, edificaré mi iglesia". Lo que Jesús dijo fue: " Tú eres Pedro ( Petros) , y sobre esta roca ( petra) edificaré mi iglesia ".

La palabra que Jesús escogió usar para roca, petra, es un sustantivo femenino que se refiere a una masa de roca. El Nuevo Testamento usa esta palabra en Mateo 7,24 -25 para referirse a la roca de fundamento sobre la cual el hombre sabio edificó su casa. Petra también se encuentra después en el Evangelio de Mateo con referencia a la tumba de Jesús, que los obreros tallaron en la roca sólida (Mateo 27,60).

Por otra parte, el nombre de Pedro, Petros, es género masculino y se refiere a un canto rodado o piedra suelta. La literatura griega también usa esta palabra para referirse a una piedra que suele recogerse y arrojarse.

Lo que Jesús le dijo a Pedro podría traducirse: " Tú eres una Piedra ( piedra suelta, caña débil), y sobre este fundamento sólido (petra) edificaré mi iglesia ". Las palabras que seleccionó Jesús indicarían que la roca sobre la que se edificaría la iglesia es algo distinto a Pedro.

El contexto favorece la interpretación de " esta roca" como algo que se refiere a la revelación y su contenido. En otras palabras, el Señor Jesús como " el Cristo, el Hijo del Dios viviente " ( Mateo 16,16) sería LA ROCA SÓLIDA SOBRE LA CUAL DESCANSARÍA LA FE CRISTIANA. Toda la doctrina y práctica se fundaría sobre él, Cristo. Todo creyente, confesaría a Cristo como cabeza.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén