LAS PALABRAS

La Palabra de Dios concebida en su corazón, que después pronuncia su lengua, y que sale de su propia boca, se convierte en una fuerza espiritual que hace actuar el poder de Dios que hay dentro de usted.

Por esa razón Pablo dijo : " Todo lo puedo en Cristo que me fortalece " ( Filipenses 4,13). Su corazón (espíritu) había recibido la Palabra de Dios. No era el poder de Pablo lo que lo hizo decir eso, sino el poder de Dios formado en él por la Palabra, y de la abundancia de su corazón habló su boca.

Debemos aprender a usar nuestras palabras más efectivamente, las palabras que usted habla lo liberan o lo esclavizan. Hay muchos cristianos que han sido atados por sus propias palabras, por las palabras de sus propias bocas han caído en una situación donde no pueden recibir a Dios.

Muchas veces hemos orado en forma opuesta a la Palabra de Dios. Hemos orado fracaso y lo hemos recibido. En Marcos 11,24 dice ;" Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán ". Por tanto, aún las palabras de nuestras oraciones deben escogerse cuidadosamente y hablarse con exactitud. A menudo hemos orado:" Señor, he

orado y no pasa nada. El diablo me ha derrotado". Pero la Palabra dice :" Todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán....". La derrota no es lo que usted pide, así que no la incluya en la oración, ni la diga. Si escoge equivocadamente las palabras, puede incluso hacer que sus oraciones funcionen contra usted. Por ejemplo, si ora : " Señor, tengo este problema, y está empeorando; tenga por seguro que va a empeorar ".

La ley espiritual es para nuestro bienestar. Es para producir las cosas que usted necesita y desea. Pero hablar y orar en forma contraria a la Palabra de Dios es desastrosa.

Si Jesús dijo: ".... les aseguro que el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre. Hasta ahora, ustedes no han pedido nada en mi nombre; pidan y recibirán. para que su alegría sea completa " (Juan 16.23-24); entonces, la oración hará que esto ocurra y tiene que ocurrir. ¿ por qué ? porque es la ley espiritual.

La fe hace que la oración sirva. La oración no sirve sin fe. La fe no sirve sin oración. La oración es uno de los medios para darle salida a la fe, de modo que, si cuando oramos nos situamos junto a la Palabra de Dios, y abrimos la puerta a nuestra fe, veremos surgir el poder de Dios en nuestras vidas.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén