CAVAR LA PROPIA SEPULTURA CON LOS DIENTES

Carmela Massari, de Pormo, Italia, fue cargando latas y más latas de comida. El supermercado tenía de todo, y ella comía de todo. Así también era su peso: 248 kilos.

En el estacionamiento del supermercado, Carmela comenzó a abrir latas y a comer. Comió hasta que los ojos se le tornaron vidriosos, las manos rígidas. Murió allí mismo, de hemorragia interna por estallido del estómago. En un mundo donde millones mueren de hambre, Carmela murió de hartazgo.

Hermano-a. la historia de Carmela Massari plantea de nuevo un problema filosófico, psicológico, científico, teológico, médico y mecánico: ¿ Hasta dónde es posible cargar una cosa sin que se rompa?

Los constructores de aviones buscan aleaciones de metal que sean capaces de aguantar cada vez más resistencia. Los que construyen puentes buscan cómo aumentar la capacidad de las columnas y vigas. Los economistas se preguntan:

¿ Hasta dónde puede aumentar la deuda de un país sin que se quiebre ? Los psicólogos preguntan : ¿Hasta dónde aguanta la psiquis de una persona sin que se trastorne ? Y los médicos indagan: ¿Cuánto colesterol puede haber en la sangre sin que sobrevenga un síncope cardiaco ?

Surgen también las preguntas: ¿ Cuánta droga puede soportar un drogadicto ? ¿ Cuánto alcohol un alcohólico ? ¿ Cuánta nicotina un fumador ? ¿Cuánta hambre un hambriento ? El problema parece ser uno solo: ¿ Hasta dónde aguanta una cosa cualquiera una determinada sobrecarga sin que se quebrante ?

En el sentido humano cabe también preguntarse ; ¿ Cuántos sufrimientos puede aguantar una esposa engañada, o un esposo burlado ? ¿ Cuánto desamor los hijos, antes de escaparse del hogar ? ¿ Cuánto abandono los ancianos, antes de morir de pena ? Es importante saber cuál es el punto máximo de resistencia en cada caso.

Y por fin el último interrogante: c Cuánto pecado de la raza humana puede aguantar Dios antes de enviar el segundo diluvio, el del fuego ? ¿ Habrá aquí también un punto de quiebre ?

Estamos bien en los últimos días y Dios está a punto de derramar los juicios más grandes que jamás se han visto. El ha estado advirtiendo de esos juicios a toda la humanidad. Millares de pecadores caerán bajo esa ira que viene:" Porque una nación peleará contra otra (..) y habrá hambres y terremotos en muchos lugares (..) y todo el mundo los odiará por causa mía (..) Habrá tanta maldad, que la mayoría dejará de tener amor hacia los demás" (Mateo 24.7-10).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración