VENCIENDO AL ENEMIGO POR LA SANGRE DE CRISTO

La Bendita Palabra de Dios dice en Apocalipsis 12, 10 - 11 : " Entonces oí una fuerte voz en el cielo, que decía: Ya llegó la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Mesías ; porque ha sido expulsado el ACUSADOR de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios. Nuestros hermanos lo han vencido con la sangre del Cordero y con el mensaje que ellos proclamaron."

El terrorismo está en su nivel más agresivo en todas partes del mundo. Las naciones de la tierra se arman; casi todos los países del mundo tienen gastos militares a la cabeza de sus presupuestos. Y a la raíz de todo esto está la causa de la guerra que arde apasionadamente.

Lo mismo es válido para la batalla espiritual que se libra contra el pueblo de Dios. Estamos en guerra. Nuestro enemigo sigue en acecho, rugiendo, haciendo todo lo que puede para robar, matar y destruir. Abundan el temor, la duda y el desaliento. Muchos de los hijos de Dios se sienten desamparados, desesperanzados y desafortunados. Han perdido su sentido de seguridad y de propósito. Están paralizados por el pánico.

Hay otros que yacen heridos. Se encuentran tan atados por sus problemas que se desangran

espiritualmente sin que nadie ate sus tristezas y los ponga a salvo en los brazos de Jesucristo.

La Biblia dice que la sangre del Cordero es nuestra arma principal para vencer al diablo. Permita que esa verdad penetre profundamente en su espíritu. No lea estas palabras y siga de largo. Deje que se arraiguen en su memoria. La sangre de Jesucristo es su arma principal para vencer al diablo. Ella lo libertará a usted.

La Biblia llama a Satanás " EL ACUSADOR DE NUESTROS HERMANOS ". A eso vino precisamente el enemigo: a acusarlo a usted de pecado, de imperfecciones, de faltas, de no tener una buena reputación, de todos sus defectos y errores. El enemigo le va a decir: " Nunca serás capaz, desnudo naciste y desnudo morirás, eres un ignorante, jamás levantarás cabeza, eres un sinvergüenza, etc".

Quiero que repitas en voz alta: " La sangre de Cristo fluye por mi vida, ha limpiado mi viejo patrón genético, mis antiguos pecados, mis viejas enfermedades, mi vieja naturaleza. La sangre de Jesús fluye por mis arterias y venas. Soy linaje real, soy linaje correcto. Hoy, por medio de la sangre de Jesucristo, se destruye el poder de satanás sobre cualquier parte de mi vida, incluso en ese aspecto que siempre he estado perdido.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración