Donar

ENFRENTANDO AL LADRÓN

Número 250

ImprimirCompatir por email

La Bendita Palabra de Dios en Juan 10,10 dice que Satanás es un ladrón: " El ladrón no viene sino para hurtar , matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. "

La Biblia dice en Lucas 10,18 que Satanás es el enemigo y, que los creyentes en Jesús tienen autoridad sobre el demonio : " Yo les he dado poder a ustedes para caminar sobre serpientes y alacranes, y para vencer toda la fuerza del enemigo, sin sufrir ningún daño. "

El Señor revela en Romanos 8,16-17, que está harto que sus hijos sean vapuleados. ¡ Que los creyentes somos coherederos con Cristo ! : " El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados". Es hora de que comencemos a actuar como tales. Dios nos ha dado toda autoridad sobre Satanás y su reino por medio de Jesucristo. El problema es que la mayoría de los cristianos no ejercen autoridad y siguen viviendo derrotados.

La Biblia dice en Proverbios 6,30-31 que si un ladrón era sorprendido en su delito debía pagar siete veces más de lo robado: "..si lo encuentran robando, tendrá que devolver siete veces lo

robado, y aun tendrá que dar todo cuanto tenga ".

El problema que Dios tiene con su pueblo es que Satanás nos roba y, vamos a lamentarnos ante Dios. Quieren que el Señor les devuelva lo que Satanás les robó. La responsabilidad de la iglesia es obligar y ordenar al ladrón (Satanás ), en el nombre de Jesucristo y por Su preciosa sangre, que nos devuelva todo lo que nos ha robado , ¡multiplicado por siete !

Hay un testimonio muy interesante sobre dos jóvenes creyentes en Jesús, quienes estaban dictando conferencias en Panamá y venían de regreso a Costa Rica. Cuando se bajaron en la primera aduana, en suelo panameño, compraron algunos artículos . Después regresaron al autobús y se detuvieron en la aduana costarricense. Cuando estaban esperando en el bus, una mujer llegó corriendo, subió al autobús y le entregó a los jóvenes diez dólares, y se marchó rápidamente. Los jóvenes comenzaron a reír y a alabar al Señor. ¿ Qué había sucedido? - Cuando los jóvenes compraron en una tienda, en la primera aduana, el dueño del negocio se quedó con 10 dólares que les pertenecían a ellos. Se lo reclamaron , pero el hombre no quiso devolverlos. Los jóvenes enfrentaron a Satanás y le ordenaron que les devolviera en el nombre de Jesús lo robado. La mujer que había llegado corriendo era la esposa del comerciante quien devolvió el dinero.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo