VI. EL JUICIO ANTE EL GRAN TRONO BLANCO

"Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda" (Apocalipsis 20:11-14).

El diablo será arrojado en un lago de fuego y azufre, donde estará atormentado día y noche por los siglos de los siglos Apocalipsis 20,10. Por fin el mundo se verá libre de Satanás para siempre.

El Gran Trono Blanco  es el JUICIO FINAL de los incrédulos en el cual ellos serán juzgados de acuerdo a sus obras y sentenciados al castigo eterno en el lago de fuego. Todos ellos comparecerán ante el gran trono blanco, pero no para saber si serán condenados, sino para demostrarles por qué fueron condenados.

Todos aquellos que rechazaron la obra del Señor Jesucristo y prefirieron confiar en sus propias obras, a todos ellos Dios les va a mostrar cuales fueron sus obras, y el resultado inevitable de ello será la condenación eterna. Ahora serán arrojados por toda una eternidad, en el mismo lugar en que se encontrará su líder, Satanás.

 

Notamos que dice que los libros fueron abiertos. Estos corresponden a los registros divinos donde están archivadas todas las obras de aquellos que decidieron enfrentar a Dios con base a sus propios méritos. Los pecados de cada uno de ellos, serán exhibidos como prueba de que la condenación eterna que recibirán, será justa. Dios es perpetua y eternamente justo. Nadie podrá quejarse o excusarse. Se abrirán los libros y todos podrán ver exactamente lo que hicieron y las oportunidades desaprovechadas. Nadie podrá acusarlo a Dios de ser injusto o falto de equidad. Esta es la razón de ser del juicio ante el gran trono blanco.  

 

El otro libro que se menciona en singular, corresponde al libro de la vida del Cordero, es decir, como sus obras fueron malas, y no aceptaron la obra redentora de Cristo, tampoco sus nombres podían estar incluidos en ese libro de la vida, razón por lo cual, ameritarán sólo una sentencia, la  condenación eterna.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén