IV. LA VENIDA DEL SEÑOR

La Segunda Venida será un acontecimiento el cual será presenciado por toda la humanidad, será algo tan notorio que nadie tendrá que anunciarle a otro que Cristo vino, ya que será como un relámpago que sale desde un lado de la tierra hasta el otro  lado,  será algo nunca visto, todos tendrán que verlo, será precedido de una gran señal en el cielo como leemos en: Mateo 24:30 "Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria"

Jesucristo es llamado "Fiel" (Apocalipsis 19,11), porque Él ha venido a llevar a cabo este extenso programa de Dios, y todo aquello que ya había sido profetizado. Aquellos que se burlaban decían: "¿Dónde está la señal de Su venida?".  La señal es que Él ya ha llegado, está aquí. Él es fiel, siempre. El Señor Jesucristo es el único en el cual usted y yo, podemos confiar, y en el cual podemos descansar, porque Él es, ha sido, y será siempre FIEL.

También se le llama "Verdadero" (Apocalipsis 19,11). Intrínsecamente, Él es verdadero. Él dijo: "Yo soy la verdad". (Juan 14:6). Él no es alguien "que dice la verdad". Él es la verdad. Él es quien establece las normas de la verdad. Él es la vara que mide la verdad. 

Luego Juan continúa describiéndole: "Sus ojos eran como llama de fuego." (Apocalipsis 19,12).  Ahora había llegado la hora de juzgar la Tierra y derrotar toda injusticia. Y dice: "Y había en su cabeza muchas diademas" (Apocalipsis 19,12). Esto nos indica que Él será el único gobernante de esta Tierra. Su gobierno no hará concesiones, será una completa y absoluta dictadura celestial.

Jesucristo regresará  para vencer al anticristo, destruir el mal, aplastar  toda injusticia, antes de establecer Su Reino de justicia en el milenio. Los  creyentes regresarán con el Señor a la tierra. Ocurrirá después de la grande y terrible Tribulación. Además, afirmará sus pies en el monte de los Olivos (Zacarías 14:4).

Los judíos aceptarán como su Mesías, al Señor Jesucristo (Zacarías 12:7-10). Su venida iniciará una nueva era, una era de gloria y de grandeza. El Señor juzgará a las naciones. Todas las perversiones humanas —guerras, asesinatos, delitos, pobreza, congoja y desesperación— desaparecerán. Ese será el estado del planeta tierra durante el reinado del milenio.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén