UN MUNDO SIN VALORES

"Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados". 2 Timoteo 3:12-13 

Jesús dijo que una de las grandes señales de los últimos días sería una vulgar inmoralidad y la desintegración de la familia. La historia demuestra que cuando los individuos pierden en verdadero propósito de su vida, las pasiones los llevan a la ruina.

El consumo de drogas y el exceso de alcohol es lo que está haciendo descender al hombre por las cloacas más oscura y pestilentes que conducen a la promiscuidad, homosexualidad, inmoralidades y desequilibrios mentales que finalmente lo han arrastrado en muchos casos a cometer asesinatos colectivos y finalmente el suicidio.

"Más como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre". Mateo 24:37 ¿Y cómo fueron los días de Noé que antecedieron al juicio universal del diluvio? "En este mundo, la maldad de hombres y mujeres iba en aumento. Siempre estaban pensando en hacer lo malo, y sólo lo malo. ….." Génesis 6:5.

 

¿No es exactamente esto lo que estamos siendo testigos en nuestros días? Toda la tierra está llena de violencia y maldad. La historia nos enseña que el gran imperio romano no fue destruido por los Bárbaros, sino que sucumbió bajo su propia corrupción moral. Todo esto está acelerando el cumplimiento de las señales que Dios entregó para el fin de los tiempos.

 

En medio de todo este oscuro panorama que nos rodea en el día presente, existe una gran luz de esperanza: "He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra". Apocalipsis 22:12.

 

Aunque este mundo, "Irá de mal en peor"; lo más importante de todo es la venida del Señor por Su iglesia, porque así anunció Dios que serían los tiempos que precederían a ese gran acontecimiento que cambiará el curso de la humanidad.

 

¿Está Ud. Preparado? No conocemos el día ni la hora en que vendrá, pero sí sabemos que será en nuestros días, porque así lo anunció el Señor.

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén