DUREZA DE CORAZÓN

Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios, pero el que endurece su corazón caerá en el mal. Proverbios 28:14

Existen personas que no tienen la más mínima punzada en su corazón en relación a la eternidad; en otras palabras, personas que no les importa en absoluto el saber que se irán a una condenación eterna. Lo más doloroso es que aun en el mismo lecho de muerte muchos se niegan recibir a Cristo Jesús.

Si murió con Cristo, en el momento de su muerte esa persona es recibida por seres angelicales y llevado a las moradas celestiales, y si murió sin Cristo, seres horripilantes vienen por su alma para llevarla a un lugar donde el gusano nuca muere y el fuego nunca se apaga; ese lugar, es conocido como El Infierno.

En History Channel se dio un documental sobre el infierno, y es impresionante cómo estos científicos terminan diciendo que existen suficientes evidencias de la existencia de este lugar (http://www.teledocumentales.com/puertas-del-infierno/).

En la década de los 80´s, que fue la última edad de oro del Cristianismo puro, llegó a Costa Rica un predicador muy famoso de los Estados Unidos. Este predicador tuvo el privilegio de hablar a todo el gabinete del entonces Presidente Oscar Arias Sánchez.

El predicador les comentó que él viajaba mucho ministrando La Palabra del Señor, y que tenía más de 800 programas radiales y televisivos en el mundo, y que lo que más le dolía a él era tener que dejar a la familia por mucho tiempo, y que algunas veces no tuvo tiempo de estar presente en acontecimientos importantes, como el nacimiento de su primer nieto.

Uno de los miembros del gabinete le hizo la siguiente pregunta: “Usted nos ha compartido el sacrificio profundo que ha tenido que hacer en el ministerio del Señor. ¿Qué pasaría si al morir usted, todo lo que se ha sacrificado por el Señor resulta no ser nada cierto?”. El predicador respondió:  “Si al morir, resulta que todo lo que he predicado de la vida eterna resulta ser mentira, no me preocupo, pues no habré perdido nada, puesto que soy feliz con lo que hago. Pero quiero hacerle la misma pregunta a usted: ¿Qué pasaría si usted al morir resulta que todo lo que le estoy enseñando de la vida eterna resulta ser una realidad? El problema es que para ese momento usted ya no tendría tiempo de arrepentirse; por lo tanto, es mejor que crea ahora que está vivo, pues no tendrá nada que perder. En cambio, si no cree, todo lo habrá perdido”.

Lo que este predicador le dijo a ese funcionario es una verdad. No cabe duda que lo mejor sea tener al Señor Jesús en nuestros corazones, ya que es la única alternativa que poseemos para poder escapar de las llamas del infierno

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén