EL INFIERNO ES REAL

Muchas personas no creen en el infierno. Para ellos la existencia de este lugar es muy remota y hasta improbable, ya que piensan queDios es muy bueno como para condenarlos a semejante destino. Lo cierto es que la Biblia demuestra claramente tanto la existencia del infierno como el hecho de que efectivamente Dios condena a tal lugar a aquellos que se rehúsan a creer en Jesucristo.

En el Concilio Vaticano II, en la Constitución dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium, No. 48, se enseña la necesidad de una constante vigilancia, para que \'no como a siervos malos y perezosos (Mateo 25, 26) se nos mande apartarnos al fuego eterno (Mateo 25, 41), a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y rechinar de dientes (Mateo 22, 13 y 25, 30)”. Estas palabras se introdujeron en el texto para afirmar \'la pena eterna del infierno\'.

San Cipriano dijo: \'La gehenna siempre ardiente quemará a los que le son entregados, y una pena voraz con llamas vivaces; ni hay posibilidad de que los tormentos tengan alguna vez descanso o fin. Las almas con sus cuerpos serán conservadas para infinitos tormentos de dolor ... Creerán tarde en la pena eterna los que no quisieron creer en la vida eterna\'.

San Juan Crisóstomo dijo que todos los padecimientos de esta vida, por grandes que se los suponga, son pálida imagen de las torturas del infierno y ni llegan a ser sombra de aquellos suplicios.

Es muy probable que usted ya sepa algunas cosas respecto al infierno, por lo menos de oídas. Quizá usted ya sabe que las personas en el infierno tienen todas sus capacidades mentales y sentimientos físicos, y sus conciencias. Es como un horno y en el hay dolor, llanto y crujir de dientes (Mateo 13:41,42), que no hay descanso allí (Apocalipsis 14:9- 11), que hay tinieblas perpetuas (Judas 1:13), gusanos que no mueren y fuego que no se apaga (Marcos 9:46), pero con toda seguridad, lo más aterrador del infierno es que nunca termina. El infierno es para siempre y nadie, absolutamente nadie, puede salir de él: \"[...] cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder\" (2ª Tesalonicenses 1:7b-9). \"[...] y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos [eternamente]. Y no tienen reposo de día ni de noche [...]\" (Apocalipsis 14:10a-11b).

Amigo (a), en su momento, Dios te llamará a juicio (Hebreos 9:27), acepta hoy a Jesucristo, haz la oración que está al dorso, y aléjate para siempre del infierno (Salmo 9:17).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén