VISITÓ EL INFIERNO. Testimonio real

Hay personas que han sido llevadas al infierno o han tenido una vislumbre del infierno en su lecho de muerte. Algunas de ellas han documentado su experiencia mediante vídeos y libros. En su libro “Llevado al paraíso”, el Dr. Richard Eby menciona una experiencia en la que Dios le dio una visión de dos minutos de duración del infierno, en la cual él estaba situado en un pozo. Le dijeron que dos minutos era todo lo que él podía soportar. Él dijo: "Al instante, comprendí que era un pecador muerto llevado a las entrañas más profundas de la tierra. Un sentimiento de absoluto terror se apoderó de mi ser". En aquel pozo, pequeños demonios parecidos a arañas caminaban sobre él en total oscuridad y desolación. "Los demonios se mofaban y me decían: "¡Maldice a Dios! ¡Maldice a la gente! ¡Y el olor! Horrible, desagradable, viciado, fétido, podrido y malvado… todo ello mezclado y concentrado. Mi terror se acumuló hasta que estuve a punto de derrumbarme en completa desesperanza, aplastante desesperación, soledad abismal. Yo era un alma eternamente perdida por elección propia. Las pegajosas y húmedas paredes me mantenían aplastado por la eternidad sin escape alguno".


Dios permite estas experiencias sobre  el infierno  para captar interés a su Palabra sobre este tema. Creo que el tiempo se está acabando, y hay algunas cosas inusuales que Dios está haciendo en la tierra actualmente para ayudar a la gente a despertar a la verdad. Él implora a la gente para que escuche su Palabra. Este no es un mensaje de condenación, sino un mensaje de advertencia. Dios no quiere que nadie vaya por el camino tan intensamente transitado en el que muchos están. Muchas personas se sienten ofendidas por un mensaje sobre el infierno, y creen que los cristianos deberían guardarse sus creencias para sí mismos. Sin embargo, ¿deberíamos no advertirles? Intente verlo de este modo: Supongamos que usted está durmiendo en una habitación de un hotel, y es de madrugada. Alguien comienza a gritar: "¡Fuego! ¡Fuego!". A usted no sólo no le importaría que esa persona le despertara, sino que también estaría sumamente agradecido por la advertencia si hubiera un incendio de verdad. La incomodidad sería muy bienvenida a cambio de su propia vida. Algunas personas simplemente no se dan cuenta de que hay un fuego real que evitar.

La Biblia dice que, quienes rechazan a Jesús irán al Infierno (Apocalipsis 20:11-15). Apocalipsis 21:8 dice: "Pero los... incrédulos... tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre". El infierno es un lugar de castigo ardiente (Mateo 25:41; Apocalipsis 19:20). El infierno es eterno (Mateo 25:46). Los perdidos irán al infierno para siempre (Apocalipsis 21:8).  El único camino para evitar el infierno e ir al cielo es Jesucristo. Jesús dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6). "Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan" (Salmos 86:5).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén