¡QUE HOY ME VAYA BIEN!

GÉNESIS 24,12-15 dice: "Allí el mayordomo oró así:   «Dios de mi amo Abraham, te ruego que seas bueno con mi amo; haz que hoy me vaya bien. Mírame aquí, junto a este pozo. Ahora que las mujeres vienen a sacar agua,  permite que la muchacha a quien le pida que me dé a beber agua de su cántaro, no sólo me dé agua a mí sino también a los camellos. Así sabré que has sido bueno con mi amo, y que ella es la mujer que has elegido para Isaac, quien siempre te obedece en todo».  Todavía no había terminado de orar el mayordomo cuando llegó Rebeca, con su cántaro al hombro. Era hija de Betuel, y nieta de Milcá y de Nahor, el hermano de Abraham".

Diariamente usamos algunas expresiones o frases de bendición, que conllevan deseos. Por ejemplo:  ¡QUE TE VAYA BIEN! ¡Qué encuentres un buen trabajo! ¡Que te vaya bien en la entrevista! Fuerza para superar esto” “Que Dios te guarde” ¡Qué salgas bien en el examen!

¿Sabía usted que la expresión: QUE ME VAYA BIEN, puede cambiar en este día tus problemas? Puede cambiar tus estudios, tu trabajo, tu empresa y tu vida misma.,

Leímos anteriormente, como un empleado de Abraham llamado ELIEZER, declaró esta frase QUE HOY ME VAYA BIEN, y casi de inmediato ocurrió un milagro.

¿Qué ocurrió? Abraham era un abuelo de 140 años, tenía un hijo que se llamaba Isaac, 40 años, era un cuarentón, deseaba que se casara y que le diera nietos. Pero para ello, tenía que enviar a su criado ELIEZER a buscar la esposa a 720 kilómetros de distancia, la tierra donde creció Abraham. Que Ella aceptara dejar a su familia y venir a tierra desconocida y a un hombre que no conocía. MISIÓN IMPOSIBLE. ¿Cuál fue la oración de Eliezer? “DIOS DE MI AMO ABRAHAM. TE RUEGO QUE SEAS BUENO CON MI AMO; HAZ QUE HOY ME VAYA BIEN”.

El relato bíblico dice que concluyendo la oración y declarando “Dios que hoy me vaya bien”, ocurrió el milagro, apareció la hermosa Rebeca, quien aceptó todas las condiciones para ser la esposa de Isaac.

Allí, donde tu estés, quiero invitarte para que en este día declares: “Señor Jesucristo QUE HOY ME VAYA BIEN”.

Señor Jesucristo que hoy me vaya bien en las relaciones con mis compañeros de trabajo, que sea un día de compañerismo, de esfuerzo pero de productividad.

Señor Jesucristo que hoy le vaya bien a aquella mujer que  fue abandonada por su esposo, y está con una gran depresión, que hoy sea fortalecida, que hoy se sequen sus lágrimas, que hoy levante su cara. Señor Jesucristo, que hoy me vaya muy bien y pueda cancelar los recibos públicos, que pueda pagar el alquiler de la casa, las deudas pendientes. Amén.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén