TEMA 1: ¿QUIÉN NO SABE DE HARRY POTTER?

Algunos lo conocen ... otros no. Pero si preguntamos a algún niño, seguramente tendrá toda la información ¡y con lujo de detalles! Harry Potter es el personaje central de una colección de libros dirigidos a niños y adolescentes -pero que los adultos también leen con interés-.

Harry Potter es un huérfano cuyos padres murieron teniendo Harry un año de edad, cuando el “mago” malo Voldemort (“aquél que no se debe nombrar”) los asesinó en un aparente accidente, en el que trató también de matar a Harry, pero lo más que logró fue hacerle una marca en la frente en forma de rayo. Harry fue llevado a vivir casa de sus tíos, los Dursley, pero era muy infeliz allí, pues eran crueles con él y su primo malcriado lo fastidiaba. Cuando Harry tenía once años comienzan a suceder cosas “extrañas”: una lechuza lleva una serie de cartas para Harry, que su tío destruye antes de que el niño pudiera enterarse. Por el contenido de la correspondencia y por todo lo que acompaña estos envíos, los Dursley deciden esconderse en una lejana cabaña, esperando no ser encontrados.

Pero, para su sorpresa, poco tiempo después de estar instalados en su escondite, un ruido estruendoso tumba la puerta de la cabaña y aparece un enorme gigante llamado Hagrid, quien furioso reclama la destrucción de las cartas y revela lo que quería: que Harry es un mago, hijo de padres hechiceros, por lo que lo invita a la Escuela de Magia y Brujería Hogwarts, cuyo director es el Profesor Dumbledore

Hasta el momento de su entrada a esta escuela, Harry ha vivido en un mundo de “muggles” (gente que no cree en brujería y magia o que las condena como malignas, peligrosas o demoníacas), pero ahora en su nuevo mundo, además de estar rodeado de algunos seres no-humanos, tiene la amistad de dos compañeros de estudio: Ron y Hermione. Así, en un ambiente de magos y magias, hechiceros y hechizos, brujos y embrujos, una escuela rodeada de un bosque oscuro prohibido y un cercano pueblo donde sólo se aceptan magos, Harry comienza a practicar la magia, la brujería y la hechicería, demostrando ser muy competente en estas artes ocultas.

Por boca del Profeta Isaías, Dios lanza un durísimo discurso para el pueblo pagano de Babilonia, donde la magia se practicaba por doquier y ponían en ella desmesurada confianza. He aquí algunas frases: “Te va a ocurrir una desgracia que no podrás evitar.... Quédate, pues con tus encantamientos ... a ver si te ayudan en algo ... Que se presenten y que te salven los que describen los cielos y observan las estrellas y te dan a conocer cada mes lo que te sucederá. Serán todos como paja que devora el fuego ... En esto vendrán a parar tus magos: se irán corriendo uno tras otro y no podrán salvarte”. (Isaías. 47, 9-15).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén