¿QUE DEBO HACER PARA SER SALVO?

Tenemos nuestra parte de problema y sufrimiento. La raíz de toda nuestra miseria es el pecado, porque esto nos separa de Dios y trae sobre nosotros Su desplacer. Además, el Día de Juicio Final se acerca y los pecadores están en el peligro del fuego eterno en el Infierno.

Varias religiones prometen dar liberación y vida. Sin embargo, no estamos interesados en opiniones humanas, porque Las Escrituras nos advierten a nosotros que: “…el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría…”. Más bien, deberíamos buscar el mensaje de Dios, grabado para nosotros en Su libro, la Santa Biblia. Estamos convencidos que por la Escritura podemos llegar a un conocimiento sano de la salvación por la fe en Cristo Jesús. (2 Timoteo 3:15).

Muchas personas actúan como si no tuviesen ninguna necesidad de la salvación. Ellos parecen satisfechos como son, pero esto es locura completa. Uno puede ser sano, inteligente, y tener riqueza y amigos. Pero todas estas cosas vienen a un fin. Su corazón no encontrará ningún descanso hasta que usted venga a conocer a Dios personalmente. En Él solo es la plenitud de gozo y alegría. Tenemos que ser salvos porque todos somos pecadores. Cada uno de nosotros esta cargado con un problema de doble filo: mala conducta, y un corazón maligno. Romanos 2:5, “”Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras par ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del juicio justo de Dios”.

Por favor, sea honesto con si mismo delante de Dios. ¿Está preocupado por su mala vida moral? Usted es culpable de cada palabra lasciva, cada blasfemia, el chisme y el engaño que han salido de su boca. ¿No le da vergüenza acercarse al Santo Dios cuando Ud. viene rociado con inmoralidad e inmundicia? Busque y examine su conciencia; recuerde su mal pasado y los pecados que usted sigue sosteniendo en su corazón. Es responsable de todo que ha hecho y ha dicho. Usted es considerado responsable, no por mí o cualquier ser humano, pero por Dios, el Juez del mundo. (Romanos 6:23) La espada de justicia cuelga sobre su cabeza. Cuando Dios decida, usted será convocado para aparecerse ante Su tribunal para explicar todas sus acciones. Y sin Su salvación, usted será condenado al castigo eterno en el Infierno.

Usted puede decir: ¡“No soy tan malo! ”, o usted puede protestar, “Es cierto, cometo algunos errores, pero decir que merezco el Infierno es ridículo. ”¿Amigo, qué piensa usted de si mismo, de su culpabilidad delante de Dios? ¿Usted es culpable o no? ¿Usted es bueno o malo? Espero que Dios le dé la gracia de ser honesto, ¿Está usted dispuesto a entregarle a Jesús tú corazón, para que te perdone tus pecados y te de vida eterna?. ¡Hazlo hoy! ¡No esperes más”.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén