LA SALVACIÓN POR FE.

Si todos creemos en la Biblia debemos afirmar que el poder que perdona los pecados está en la sangre de Jesús. Su muerte en la cruz es el pago por nuestros pecados Esta es la fuente o efecto poder limpiador la cual debe ser aplicada al pecador para que sea perdonado.

La pregunta que busco considerar en este tratado, es esta: ¿Cómo y cuándo, en la vida de algún individuo, es aplicado este poder limpiador a él? Considere una persona en pecado, que nunca ha sido limpiada o perdonada por la sangre de Jesús. Es culpable y está destinado al castigo eterno. Pero si en algún momento es perdonado, limpiado, absuelto o salvo de su culpa, debe haber algún momento en su vida en que ese poder limpiador venga y le perdone personalmente.

El jabón puede limpiar lo sucio, pero para hacer que obre debe ser aplicado a eso que está sucio. La electricidad puede prender una bombilla, pero la bombilla debe de algún modo ser activada a la fuente de ese poder. Del mismo modo la sangre de Jesús puede limpiarnos de nuestros pecados, pero debemos contactar de algún modo ese poder espiritualmente. ¿Cómo y cuándo sucede esto en nuestras vidas?

Es determinante que usted crea en aquel que únicamente lo puede salvar. La Biblia dice: a) Juan 3:15-16 - Todo aquel que cree en Jesús tendrá vida eterna. B) Romanos 1:16-17 - El evangelio es el poder de Dios para salvar a todo aquel que cree. C) Hechos 16:31 - Al carcelero se le dijo que creyera en el Señor y que sería salvo. D) Hechos 10:43 - Todos los que en El creyeren recibirán perdón de pecados. E) Efesios 2:8 - Por gracia usted es salvo por medio de la fe.

Se ha dicho que una vez un hombre empujó un carretón para pasar de un lado a otro en una cuerda tendida sobre las cataratas del Niágara. Preguntó a la muchedumbre que cuantos de ellos creían en que podía hacerlo sin ningún peligro. Muchos levantaron sus manos. Luego preguntó que quienes creían lo suficiente para montarse en el carretón, ninguno se atrevió. Usted no tiene que montarse en un carretón sobre el Niágara para que le sean perdonados los pecados. Pero debe tener la suficiente confianza en Jesús para hacer lo que El dice que usted debe hacer.

Si usted no ha tomado la decisión de recibir al Salvador, hoy, es tu día. Según Romanos 10,9 debe abrir su boca e invitar a Jesús a tu vida, pídale perdón de tus pecados y que te anote tu nombre en el Libro de la Vida. ¡Hazlo ya!

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén