FE Y OBRAS.

El cristianismo no es meramente una religión; es una forma de vida. Una religión consiste en un conjunto de reglas morales y de observancias ceremoniales. La religión enseña obras; el cristianismo fe. Nicodemo, el que fue a Jesús de noche, era un hombre religioso lleno de celo, pero Jesús le dijo: “Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3,7). Pablo era un fariseo estricto antes de su conversión, como testificó ante Agripa, cuando dijo en Hechos 26,4-5: “Mi vida, pues, desde mi juventud,….., la conocen todos los judíos; los cuales también saben que yo…, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo”.


Pablo tenía ya religión, más que los demás, pero no era salvo, hasta que encontró al Autor de la salvación, a Jesucristo,  en el camino a Damasco (Hechos 9,1-19). La religión sola no puede salvar a nadie. Los antiguos babilonios, tenían una religión, los griegos tenían una religión, el pueblo judío en tiempos de Jesús tenía religión, pero todos estaban en necesidad del Evangelio. Incluso en los llamados países cristianos hoy en día, hay millones y millones de personas religiosas que no conocen nada de la verdadera salvación. La tarea más difícil es llevar la verdadera salvación a las personas que consideran que no necesitan un Salvador, debido a que tienen religión.

La palabra religión es usada cinco veces en la Escritura, y la palabra religioso sólo dos. En cada caso está asociada con obras, ceremonias y rituales, pero no con la fe. Pregunte a un hombre que tiene religión: “¿Eres salvo, si mueres irás al cielo?” Y te contestará: “Espero que sí”. Pregunta lo mismo a uno que tiene la salvación y te contestará: “Sí, gracias a Dios, y yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2 Timoteo 1,12).

Es un truco del enemigo de nuestras almas el hacer a las personas religiosas, pero sin salvación, el tenerlas satisfechas con sus propias obras y rechazar la obra de Cristo. Hay dos evangelios en el mundo, el evangelio de las obras y el evangelio de la fe. La Biblia dice que la salvación está “hecha”, Satán dice que la salvación se consigue “haciendo”. Puedo preguntarte ahora mismo: “¿Es tu religión suficiente? ¿Estás satisfecho con ello? ¿Te da paz y gozo?”. Si tienes a Cristo tienes todas estas cosas, completamente aparte de tus propios méritos y obras. Nadie que haya hecho esfuerzos para salvarse lo logrará, dice la Biblia que “sólo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios;..” (1 Juan 5,1). No hay otra forma de ser salvo e ir al cielo, solamente creyendo y recibiendo a Jesús en tu corazón. “Cree en Jesucristo y serás salvo” (Hechos 16,31).
 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén