APOCALIPSIS CAPÍTULO 10. ACONTECIMIENTOS PREPATATORIOS ANTES DE LA SÉPTIMA TROMPETA.

“Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza;…. Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra; y clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces” (Apocalipsis 10,1-3).

Antes que suene la séptima y última  trompeta de juicio, Dios envía un ángel fuerte a la tierra con autoridad delegada sobre todo el planeta. Dicho ángel anuncia que Dios no dilatará más la consumación de su plan eterno, particularmente en lo que concierne al establecimiento del reino glorioso del Mesías, de Jesucristo.

Anuncia, además, que simultáneamente con el toque de la séptima trompeta, Dios dará cumplimiento cabal a lo que los profetas del Antiguo Testamento habían anunciado (Daniel 12,7). Así se consumirá el misterio de Dios, tal como Dios lo ha declarado a sus siervos los profetas. Daniel también escribió una palabra de misterio: Daniel 9,24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. El misterio de Dios concierne al hecho de que Dios pondrá de manifiesto que Él y sólo Él es el soberano del Universo. El misterio de Dios concierne al hecho de que Dios pondrá de manifiesto que Él y sólo Él es el soberano del Universo.

El ángel fuerte tiene en su mano un rollo pequeño que contiene los detalles de lo que Dios va a hacer en la parte final de los postreros días. Esa revelación es dada a Juan, quien es vuelto a comisionar para que profetice a lo largo y ancho de la tierra. Los días postreros serán difíciles tanto para la nación de Israel, que experimentará el derramamiento de la ira de Dios. Aun cuando la rebeldía humana llega a la cima, Dios no se queda sin testimonio en el mundo.

Este librito dice las cosas que sucederán durante los segundos tres años y medio de la Gran Tribulación. Este librito es el derecho legal y redentor del Señor; es el título de propiedad para reposeer la tierra para el hombre. Cristo pagó la deuda del hombre y canceló la hipoteca de la tierra; ahora viene a reclamarla.

Inmediatamente que la Iglesia sea arrebatada al cielo, en un lapso de 7 años se darán acontecimientos horrorosos. ¡Por el amor de Dios ven a Cristo hoy!

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén