APOCALIPSIS CAPÍTULO 6. JESUCRISTO, EL CORDERO ABRE LOS SEIS PRIMEROS SELLOS

Después de tomar el rollo de Dios y de ser adorado por toda la creación, el Cordero, quien es Jesucristo,  ahora abre los siete sellos para revelar su contenido.

Cuando el primer sello es abierto (versículo1) Juan ve un caballo blanco (versículo 2) - una imitación de Jesús a Su segunda venida descrita más tarde en Apocalipsis 19: 11-16. Este jinete es un Cristo falso, es el espíritu del Anticristo, que conquista al mundo por medios diplomáticos y pacíficos (porque tiene un arco pero no flechas), trayendo paz falsa. (1ª Tesalonicenses 5:3a).

El segundo sello es abierto (versículos 3, y 4) y un caballo rojo aparece, matando hombres, llevándose la paz de la tierra - simbolizando guerra.     Un periodo de guerras y amenazas de guerra quita la paz del mundo. (Mateo 24:6).

El tercer sello (versículos 5, 6) es un caballo negro, ilustrando hambre. La guerra normalmente produce hambre. Este jinete tiene una balanza, simbolizando control económico. La comida es tan poca que se necesita el salario de un día para poder pagar un kilo de trigo.

El cuarto sello (versículos 7, 8) es un caballo pálido que significa pestes. La Muerte (muerte física) y el Hades (muerte espiritual) tienen poder para matar una cuarta parte del mundo con: (1) espada (guerra y violencia); (2) hambre (y pobreza); (3) muerte (pestilencia, enfermedades incurables, y desastres naturales); y (4) bestias de la tierra.

El quinto sello (versículos 9-11). Se nos presentan los primeros mártires de la Gran Tribulación, con vestiduras  blancas como símbolo de su rectitud. Son judíos y otros creyentes que se convierten a Cristo  y son muertos por su testimonio.

Cuando el sexto sello se abre, ocurren trastornos espantosos en la tierra y en los cielos.  Hombres escondiéndose en las guaridas y montañas con espantoso terror, clamando para que las rocas y montañas cayeran sobre ellos y los escondieran de la cara del que está sentado en el trono de los cielos. 

Podemos evitar la ira de Dios si nos arrepentimos de nuestros pecados y si aceptamos hoy a Jesucristo, Mientras esperamos ser arrebatados para encontrarnos con nuestro Señor en las nubes, animémonos mutuamente en amor y fe, alabando a Dios de que estamos a salvo de Su ira. ¡Propaguemos las buenas nuevas de Su salvación a lo largo y ancho del mundo! 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén