APOCALIPSIS CAPÍTULO 4. EL RAPTO Y EL TRONO GLORIOSO.

“Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado”. (Apocalipsis 4: 1-2).

La entrada de Juan en el cielo es una imagen del arrebatamiento de la iglesia al cielo para estar en este tiempo con el Señor (1 corintios 15, 51-53). Como Juan era el último apóstol que quedaba y era miembro de la iglesia universal, su elevación a los cielos es un símbolo perfecto para representar a la iglesia que sale de este mundo antes de que comience la tribulación, tal como lo prometió nuestro Señor: (Apocalipsis 3:1O). También conviene mencionar que la invitación proviene de Cristo mismo, e! primero que le habló con «voz fuerte, como de trompeta» (1: 10). El que está en el trono glorioso es Dios el Padre, el Señor Soberano Juez del universo. El trono es el estrado de un juez que esta preparado para ejecutar su juicio. Los veinticuatro ancianos representan a los santos creyentes del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento que fueron redimidos. No pueden ser ángeles porque ellos nunca se sentaron en tronos, ni fueron coronados. Ellos tampoco pueden cantar el canto de redención como lo hacen los ancianos.

¿Por qué ubicamos al rapto a esta altura en el devenir de los acontecimientos del libro de Apocalipsis? Existen por lo menos cuatro razones para situarlo aquí. l. La ubicación es adecuada para el rapto. Los capítulos 4 y 5 presentan una visión de! cielo y e! capítulo 6 introduce e! período de la tribulación. 2. El no mencionar la iglesia en el resto del libro de Apocalipsis indica que no se encuentra en la tierra durante la tribulación. Existen dieciséis referencias a la iglesia en Apocalipsis 1-3, mientras que en los capítulos 6-18, que hablan de la tribulación, no se menciona ni una sola vez. 3. El profuso uso de términos y símbolos del Antiguo Testamento en los capítulos 4-18 nos hablan de Israel, no de la iglesia. Esto es comprensible, ya que la era de la iglesia es el tiempo de los gentiles, mientras que la tribulación es el tiempo del sufrimiento de Jacob o de las setenta semanas de Daniel, que Dios determinó para tratar con Israel. Algunos de estos símbolos del Antiguo Testamento son el tabernáculo, el arca del pacto, el altar, los ancianos, los incensarios, los querubines, los sellos, Ias trompetas y las plagas. 4. Existe mucha similitud entre los acontecimientos de Apocalipsis 4:1-2 y otras enseñanzas de las Escrituras sobre el rapto, tales como 1 Tesalonicenses 4: 13-18.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén