APOCALIPSIS CAPÍTULO 1: LA REVELACIÓN DE CRISTO GLORIFICADO.

El Apocalipsis es uno de los libros que menos se comenta en nuestra iglesia, por eso mismo, se tienen ideas muy vagas y hasta fantasiosas de este libro con el que se cierra la Biblia. Son muchos los que le tienen miedo al Apocalipsis porque, frecuentemente, han oído hablar de él como de un libro de terror, al que sólo pueden tener acceso los especialistas en la Biblia. Cuando Jesús proporcionó las revelaciones a Juan, su intención era que todos conocieran este libro. Por eso, expresamente, le ordenó a Juan que “no lo sellara” (Apocalipsis 22,10), es decir, que lo difundiera ampliamente. Jesús quería que todos los cristianos se empaparan del mensaje del Apocalipsis.

La palabra griega “Apocalipsis” significa “revelación, retirar un velo para revelar y ver lo oculto y escondido”. Y por revelación entendemos, de acuerdo al Diccionario Bíblico, la declaración o comunicación extraordinaria y sobrenatural hecha por Dios, de aquellos acontecimientos y verdades que el hombre no alcanzaría a entender ni a vislumbrar por facultades naturales.

El libro de Apocalipsis promete bendiciones muy grandes para la persona que lo lea y obedezca las palabras de esta revelación: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”. (Apocalipsis 1,3). Por esa razón, es que no incluyo muchas citas Bíblicas, porque mi deseo es que usted lea cada capítulo del libro. De hecho, te van a quedar muchas dudas, porque el espacio que utilizó es muy breve, pero, si al menos, usted leyera el Apocalipsis, y reciba las bendiciones que el Señor prometió, me daré por satisfecho y bendeciré a Dios de todo corazón.

El primer capítulo del Apocalipsis descorre las cortinas de la revelación divina para descubrir ante los ojos del lector la persona gloriosa del Señor Jesucristo.

Juan describe al Cristo glorificado de la cabeza a los pies. Se afirma de manera contundente la realidad de su segunda venida. Los evangelios presentan al Cristo que vino para servir, no para ser servido (Marcos 10:45). El capítulo uno del Apocalipsis presenta a Cristo digno de toda adoración, el Juez del universo delante de quien toda rodilla se doblará. El es el Soberano del universo, el Todopoderoso, Aquel que tiene control absoluto de todas las cosas y que vendrá de forma: (l) Literal; (2) visible; (3) universal; (4) judicial (5) glorioso.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén