AUMENTAN DIVORCIOS EN COSTA RICA.

Los ciudadanos costarricenses muestran una creciente tendencia a casarse, pero también a divorciarse. Hace más de cuatro décadas el número de divorcios en Costa Rica fue apenas de siete, pero las autoridades informaron sobre un cambio de patrón con tintes dramáticos.

En una investigación realizada por la periodista  Kattia Gómez, de Teletica. Canal 7, el 15 de julio, 2010, nos evidenció que los divorcios están a la orden del día en nuestro país y, lamentablemente cada año son más crecientes. Revela la investigación que en el  2005 se casaron 24,713 parejas, pero se divorciaron 9,887 matrimonios, en el 2006 matrimonios 24,181, divorcios 9,098, en el 2007 matrimonios, 24,186  divorcios 10,926, en el 2008 matrimonios 25, 362, divorcios 10351, en el 2009 matrimonios 27, 130,  divorcios 11,580. 

Según estos datos se desprende que cada 45 minutos una pareja divorcia en Costa Rica. Sigue diciendo la periodista que en este año 2010, el número de separaciones podría alcanzar cifra record, por cada 3 parejas que se casaron una se divorció. Hasta el mes de julio 2010, 14 mil personas se han casado, y ya se han divorciado 6 mil.

Dice el abogado Pedro Beirute que una de las causas es que se ha quitado de la cabeza de  los contrayentes la palabra compromiso. Hay menos compromiso, las parejas se casan y se les va mal se divorcian. La palabra compromiso la violentan al día siguiente. El compromiso o pacto es hasta que la muerte nos separe.

El asunto que mucha gente no entiende es que el matrimonio es considerado por Dios como un pacto, no es solamente de dos personas sino que Dios mismo es parte de Él, como un cordón de tres dobleces. que no se rompe pronto “y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Eclesiastés 4.12).

Dios constituyo el matrimonio en el huerto del Edén como el primer pacto entre los hombres. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2,24). Mateo 19.6 dice: “Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”.  “Lo que Dios junto” es una descripción de los dos siendo uno solo, cuando una pareja elige casarse, quedan unidos en el plan de unidad divina llamado Matrimonio.

El Espíritu Santo está gritándole a los matrimonios que renovemos esa alianza matrimonial, no solo cuando celebremos las bodas de plata u oro, sino ahora, en este tiempo, porque el destructor de las familias, Satanás, quiere destrozar las familias, y las familias empiezan a tambalearse con el divorcio o ruptura del pacto.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén