NI UÑA NI PEZUÑA

En Éxodo 10,26 leemos : " Además, nuestros ganados irán con nosotros. no quedará ni una PEZUÑA, porque tenemos que escoger algunos de ellos para rendir culto al Señor. Mientras no lleguemos allá , no sabremos qué vamos a necesitar para adorar al Señor. "

Mediante nueve plagas ( sangre, ranas, piojos, moscas, ganado, úlceras, langostas y tinieblas). El Señor demostró a Faraón que Él era más poderoso que todos los dioses egipcios juntos. Pero antes de que la voluntad de Faraón se derrumbara ante el golpe final dado por Dios (la décima plaga), el endurecido y testarudo monarca invitó a Moisés y a Aarón para que aceptaran la oferta comprometedora que afectaría a todo el pueblo hebreo.

FARAÓN COMPROMETIÓ LA FAMILIA HEBREA : Moisés presentó esta resolución a Faraón: " -Tenemos que ir con nuestros niños y ancianos, hijos e hijas, y con nuestras ovejas y vacas, pues para nosotros es una gran fiesta del Señor " ( Éxodo 10, 10). Faraón le hizo otra propuesta a la resolución de Moisés : "- ¡ Se ven sus malas intenciones claramente ! ¿ Y ustedes creen que el Señor los va a acompañar, que voy a dejar que ustedes y sus niños se vayan ? Pues no va a ser así. Vayan ustedes, los hombres adultos, a adorar al Señor, ya que eso es lo que quieren " ( Éxodo 10, 10-11).

 

Notamos que el Faraón quería la separación de la familia israelita tanto en lo social como en lo espiritual. Quería separar a los hijos de los padres. Si el diablo toma nuestros niños esteriliza la iglesia del mañana. Satanás no quiere que los niños acompañen a sus padres a las cosas de Dios. No quiere que el altar familiar se practique en los hogares. Quiere separar a muchos matrimonios. Toda la artillería del infierno está apuntada contra el matrimonio. Satanás quiere despegar lo que Dios ha pegado: desunir lo que Dios ha unido. Quería separar a los jóvenes de la congregación hebrea. Los demonios están desarrollando continuamente proyectos que puedan neutralizar, apagar y arrancar la fe cristiana de nuestros jóvenes. Satanás los quiere fuera de la Iglesia. Por medio de jóvenes descarriados quiere traer vergüenza y humillación a los padres cristianos.

El creyente tiene que demandar todo lo que en Dios le pertenece y, tiene que tener claro que el Faraón de este mundo le quiere poner las manos encima. Satanás nos quiere quitar las UÑAS (familia) y las PEZUÑAS (lo material), pero lucharemos para que no nos corte ni una sola.

Nuestra familia tiene que estar bajo la protección de la sangre de Jesús de Nazaret: bajo el cuidado del Espíritu Santo y bajo la custodia de la presencia de los ángeles.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén