SIGUE ESPERANDO.

Saúl por ser impaciente cometió un error que le costó la corona real; por la impaciencia de Abraham todavía hay consecuencias entre el pueblo judío y musulmán. Cuantos errores, frustraciones y malas experiencias nos han tocado vivir por no ser pacientes. Los jóvenes entablan relaciones conyugales antes de tiempo por ser impacientes y luego de ello desean retroceder el tiempo.

“Esperad en el en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de el vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.” Salmos 62:8.

El sinónimo de que hemos dejado de esperar en Dios es que no derramamos delante de el nuestro corazón; a menudo cuando presento una petición delante de Dios busco estar un cien por ciento esperando en el, acerca de aquello que le presenté, sin embargo son muchos los momentos en donde nos vemos enfrentados a inseguridad, desconfianza y hasta la duda llega al corazón y eso es lo que nos mueve a hacer cosas que no deberíamos hacer.

Abraham al no esperar que Dios obrara estaba dando muestras de que la impaciencia lo tomó e hizo cosas de las cuales después se arrepintió. Quizás en el presente hayan cosas las cuales durante mucho tiempo has estado esperando que se manifiesten en tu vida, pero al parecer nunca llegara ese día, sin embargo déjame decirte que esta palabra nos motiva a esperar en Dios “todo el tiempo”, aun a pesar de las situaciones que puedas estar viviendo en el presente.

Poderoso es Dios para complacer las peticiones de tu corazón y aun más lo que debe causar en nuestro corazón la convicción de esperar en Dios es que el es nuestro refugio, el lugar donde descansamos y reposamos; muchas personas a causa de que sus peticiones no han sido respondidas dan la media vuelta e intentan por sus propias fuerzas alcanzar aquello que un día presentaron delante del Señor. La paciencia forma parte del fruto del Espíritu, sin embargo es algo que se acrecienta en los momentos de tribulación y de espera. Quizás en el área matrimonial, escolar, ministerial, familiar; durante mucho tiempo has estado esperando una respuesta de Dios y a lo mejor ya la fuerza de esperar en Dios no es la misma que al principio. Es por causa de ello que escribo este mensaje; para decirte que si Dios no te ha respondido y no hay ni señal alguna de su manifestación a tu favor no te rindas, sigue esperando; porque aunque tardare espéralo porque sin duda vendrá y no es mentira.

Déjame decirte que si ya estás a punto hasta de tomar tu las riendas de aquello que habías depositado en las manos de Dios; este es el tiempo de volverse y mantenerse quieto esperando en Dios; creyendo que es Fiel y Poderoso para obrar a tu favor; por eso te digo sigue esperando y no te impacientes. Sigue esperando, no te des por vencido porque Dios premia nuestra paciencia.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén