TENGO UN MENSAJE VALIOSO PARA TI.

Casi todos los cristianos coincidimos en un criterio común. Cuando nos proponemos llevar la Palabra de Dios aparecen persecuciones, disconformidades, lo que popularmente llamamos “ataques del enemigo”. Usted puede regalar revistas seculares, volantes publicitarios y nadie comenta nada, pero basta que entregue un panfleto sobre la Palabra de Dios y usted notará la diferencia.

¿Recuerdan lo que era la diligencia en el antiguo oeste?  -Era un vehículo que transportaba objetos muy valiosos, y se caracterizaba por entregar lo que transportaba a pesar de los peligros que enfrentase.

¿Y qué no es eso lo que hacemos hermanos?  El mensaje que hay en nosotros es lo más valioso que hay: “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos” Lucas 4:18 

El mensaje que transportamos es más valioso que el oro, el mensaje que transportamos es la verdad que hace libre; el mensaje que transportamos es una bomba para el reino de las tinieblas. Sin lugar a duda existirán ladrones que traten de saquear ese mensaje más valioso que el oro…..pero sabes algo; Él que hay en tí sin lugar a duda es más confiable que la diligencia. Has sido ungido con su Espíritu, y tienes blindaje contra todo.

Querido amigo, cuando se levanten ataque contra tí o alguien tratando de mermar el mensaje de Dios, no te desanimes. Al contrario, significa que las tinieblas están temblando porqué el mensaje que llevas sanará corazones, dará libertad, y devolverá la vista a los ciegos de espíritu.

Te voy a decir el secreto para que ese mensaje que hay en ti, llegue a pesar del rechazo.  Así cómo en el antiguo oeste se enviaba lo valioso en la diligencia, nuestro transporte para enviar lo más valioso es el Espíritu Santo. Mientras te mantengas en el Espíritu, los mensajes que hay en ti serán entregados mejor que cualquier diligencia. Mientras te mantengas en el Espíritu, todos los ataques que recibas, no prosperarán ante tu blindaje.
  

¿Ahora dime, estás listo para compartir así cómo yo el más valioso mensaje?

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén