¡QUE NO SE TE QUIEBRE EL CABALLO!

No sé si a usted le sucede, pero un afán que a menudo se asoma a mi vida es el de no tener el suficiente tiempo para hacer lo que sé que  hay que hacer. Para contrarrestar esto el Señor me ha dado algunos consejos y te los voy a compartir:

1.- Pide ayuda a El que puede detener el tiempo. ¿Cómo que detenga el tiempo? Así como lo oyes, el Señor tu Dios puede hacer que se detenga el tiempo para qué ganes una batalla (Josué 10: 12 al 13) o que acabes una tarea/trabajo. No estoy diciendo qué literalmente se detenga el Sol, pero el solo hecho de pedirle al Señor que detenga el tiempo para completar tus tareas; te renovará y dará paz. Y cuando termines mirarás el reloj y comprobarás qué, lo que tenías planeado hacer en 4 horas, lo hiciste en 2. Créeme e inténtalo; te quedarás con el ojo cuadrado.

2.- No metas las manos. Hay tiempos en los que se nos carga la mano con muchas actividades, tareas proyectos etc. Siendo tantos que literalmente podemos ver como se apilan en nuestra cabeza, y podemos sentir como el peso dobla nuestras rodillas. En esos casos lo qué se tiene que hacer es: hacer una pausa, hacer una lista de tus actividades y asignarles prioridad. Una vez hecho esto se debe de levantar una oración “Señor, Tú has dicho que para todo hay tiempo (Proverbios 3:1 al 10) así que voy a avanzar en éstas mis tareas y pido que acomodes todo para mi bien”. Te sorprenderá ver cómo el Señor tu Dios acomodará el calendario y pondrá gracia sobre tus tareas.

3.- Aprende a decir que no. El Señor sabe que te esfuerzas y te quiere ver física y anímicamente bien. Por lo cual habrá ocasiones en las que tendrás que ser sincero con las personas respecto a tu carga de trabajo y decir que ya estás hasta el tope, y que si aceptarás una más; simplemente ya no podrás rendir igual. El Señor sabe que si le ponemos demasiada carga al caballo se puede quebrar. Así que aprende a decir que no cuando ya no puedas. No te preocupes, el Señor tiene todo medido. Ten en cuenta que tienes que dormir tus horas y encontrar momentos de reposo. ¡No pasa nada! El Señor se encarga del mundo mientras duermes, y una vez que te levantes; podrás servirle mejor.

4.- No uses tus fuerzas. La vida de excelencia requiere fuerzas del Altísimo. Como cristianos el Señor nos ha puesto en diferentes frentes para manifestar al mundo la Gloria de Aquél que nos ha salvado. Por lo cual debemos de mostrar el manto de realeza que nos ha dado el Padre, así que un cristiano da en todo la milla extra. Un cristiano realiza sus tareas del colegio como si se tratará de su tesis final, un cristiano expone en el colegio como si tuviera a su Rey en medio de audiencia (De hecho lo tiene), un cristiano se apasiona en su trabajo haciendo más allá de lo que le piden; en resumen un cristiano se hace notar. 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén