CUPIDO

Cupido es uno de los símbolos de San Valentín, se le conoce como un niño alado y armado con arco y flechas que son disparadas a dioses y humanos, provocando que se enamoren profundamente. En ocasiones lleva también los ojos vendados, para mostrar que el amor es ciego.

Mucho antes de San Valentín, Cupido ocupaba un lugar protagónico dentro de las festividades griegas y romanas dedicadas al amor y a los enamorados.

En la mitología griega, Eros era el dios primordial responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como un dios de la fertilidad. Su equivalente romano era Cupido (‘deseo’), también conocido como Amor.


Los romanos eligieron una fecha especial para festejar a este nuevo dios "Cupido" de los "placeres carnales", a fin de entregarse a las orgías. Como la creencia griega decía que Eros era fruto de la fertilidad de Venus, los romanos dispusieron ubicar al ahora "Cupido" en el mes de la fertilidad pagana romana, es decir, en Febrero. Y eligieron el día 14 por quedar justo en la mitad del mes, cuando se iniciaban las siembras en los campos.

Pasaron los siglos de gloria y fortuna para los romanos. El imperio empezó a decaer. Y para esa época, el cristianismo había tomado demasiado auge pues Jesucristo había impactado al mundo entero.


Los romanos trataban de salvar su decaído imperio; se aferraban a cualquier cosa que les permitiera sobrevivir y, entonces, en un cálculo político y como maniobra para evitar su desaparición, adoptaron el Cristianismo.

El reino decadente de Roma debía conciliar las creencias paganas con la fe cristiana para mantener la conciliación en su pueblo. Para ello sustituyó las fiestas paganas por los de hombres "santos" del Cristianismo.

Para el caso de la celebración del 14 de febrero, se eliminó a Cupido y se le instituyó por "San Valentín". No existe certeza hoy de quién fue este santo, pues los mismos historiadores romanos y católicos se contradicen.

Pero aquel dios inicialmente identificado como "el que reina el mundo desde las tinieblas", luego llamado "el fruto de los placeres mundanos", después designado como el dios griego "Eros" y más tarde como el dios romano "Cupido" son, todos, el mismo personaje. Y a ese mismo se le vino a encajar finalmente el nombre de "San Valentín".

Aún la Iglesia de Jesucristo comete el mismo error histórico hoy, preserva la fecha pagana y cambiándole sólo el nombre para discontinuar el formalismo, pero no desecha la raíz de la celebración pagana. Las Sagradas Escrituras advierten que no debemos andar en pos de dioses ajenos (Deuteronomio 6:14).

Un cristiano que celebre este día, ciertamente está aprobando el paganismo antiguo. Dios advierte que sus hijos no deben seguir, de ninguna forma, a los ídolos. "No te inclinarás a sus dioses, ni los servirás, ni harás como ellos hacen..." (Éxodo 23:24).

¿Permitiría usted como creyente que su matrimonio, su noviazgo, sus amistades sean consagradas al demonio del erotismo, del placer, de la perversidad? Eso estaría haciendo si participas de una actividad muy bonita de forma mercantilista pero llena de raíces de inmoralidad. Piénsalo.....

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén