EL GRAN ERROR

¿Puedes inclinar la balanza? Muchos creen que el juicio  final de la vida será como una gran balanza. Piensan que si acumulan más obras buenas que malas, se ganarán el perdón y aprobación de Dios. ¡Pero este concepto de mérito propio es un gran error! Hay caminos que parecen derechos pero al final de ellos está la muerte.  Proverbios 16,25.

Por un solo eslabón débil. Quizás seas una buena persona en casi todo aspecto de tu vida. Pero solo hace falta un eslabón débil - tan solo un pecado “pequeño” -para deshacer toda una cadena de buenas obras y quebrar tu buena relación con Dios. Si una persona obedece toda la ley, pero falla en un solo mandato, resulta culpable frente a todos los mandatos de la ley. Santiago 2:10.

Basta un solo defecto. ¿Qué sucede si una olla de agua tiene varios agujeros? Se pierde todo el contenido, ¿no cierto? ¿Y si la olla tuviera solamente un agujero? ¡Lo mismo! También se perdería todo, aunque hubiese solo un agujero. ¿Quién desearía comer un revuelto con nueve huevos sanos y uno podrido? Un solo huevo podrido hecha a perder todo el revuelto. Lo mismo sucede en nuestras vidas. No tenemos esperanza de ganarnos el Cielo por medio de nuestros propios méritos. La Biblia advierte que “nadie podrá decir que ha cumplido la ley” (Romanos 3:20).

Servicio comunitario. Nadie merece ir al Cielo. ¡Merecemos la muerte! La Biblia dice que “todos han pecado” (Romanos 3:23) y “la paga que da el pecado es la muerte” (Romanos 6:23).

¿Qué pensarías si un asesino le pidiera al juez que cancelara su pena de muerte a cambio de algunas horas de servicio comunitario? ¡Sería absurdo! Sin embargo, lo mismo hacemos cuando le ofrecemos a Dios nuestras buenas obras a cambio de su perdón.

¡Auxilio! ¡Llama al médico! Si no merecemos ir al Cielo a causa de nuestros pecados, ¿Qué haremos? Supongamos que en un accidente de tránsito has sufrido graves heridas internas y fracturas múltiples. ¿Qué harás?

a) Ignoro el problema; espero que se solucione solo.
b) Trato de curarme yo mismo antes de ir al médico.
c) Urgente busco auxilio porque mi condición es grave y necesito asistencia especializada.
Muchos confían algún día estar listos para un en­cuentro con Dios.   Pero la Biblia dice que “ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación!” (2ª Corintios 6:2).

El sacrificio de un hijo salva a muchos. Si hoy es el día, ¿Cómo puedo ser salvo?  Una vez, jugaba el hijo del encargado de un puente levadizo ferroviario entre los engranajes del puente cuando se acercó un tren. Horrorizado, el encargado se dio cuenta que su hijo moriría aplastado al bajar el puente.  Pero si no lo bajaba, chocaría el tren y morirían muchos pasajeros. ¡Decidió sacrificar a su hijo, para salvar aquellas vidas!

Dios sacrificó a su único Hijo para que pudiéramos vivir. Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Juan 3:16, ¡Seguramente no hubo otra manera de salvarnos!   

La única salida. Jesús sufrió la muerte que merecemos nosotros.  Gracias al regalo de Dios, ahora él declara inocentes a los pecadores, aunque no lo merezcan. Romanos 5:16.   ¡Sólo Jesús, quien “no cometió ningún pecado". (1ª Pedro 2:22). puede inclinar la balanza del juicio! La Biblia afirma que “en ningún otro hay salvación” (Hechos 4:12). ¡Evita el gran error! ¡No confíes de tus propias obras, sino de Cristo! 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración
Buscar tratados similares
error grande salvacion tratado evangelistico