MENSAJES DE LA VIRGEN SOBRE EL ROSARIO.

En el sitio web: www.sagradoweb.com  encontramos los siguientes supuestos  mensajes de la virgen María: Mensajes de la Virgen sobre el Rosario. En San Nicolás (Argentina): "Hijos míos: Es necesario rezar el Santo Rosario. En el Padrenuestro, os ponéis en las manos del Señor pidiendo ayuda. En el Ave María, aprendéis a conocer a Vuestra Madre, humilde intercesora de sus hijos ante el Señor. Y en el Gloria, glorificáis a la Santísima Trinidad, divina fuente de Gracias” 15-11-85

En Fátima (Portugal): "Recen el Rosario todos días... Recen, recen mucho y ofrezcan sacrificios por los pecadores... Yo soy Nuestra Señora del Rosario. Solo yo seré capaz de ayudarlos....Finalmente mi Inmaculado Corazón triunfará."  En Medjugorje (Bosnia): "Queridos hijos! Hoy los invito a comenzar a rezar el Rosario con una fe viva, así podré ayudarlos. ..Yo no puedo ayudarlos porque ustedes no se deciden a actuar. Queridos hijos, los invito a rezar el Rosario de tal manera, que se convierta para ustedes en un compromiso que estén dispuestos a cumplir con alegría. Así podrán comprender por qué estoy desde hace tanto tiempo con ustedes." 12/6/86

El fruto de estos supuestos mensajes o apariciones de la Virgen tiene su origen en el llamado de la Jerarquía católica a través de la forma más común que es venerar a María diciendo el Rosario (Catecismo de la Iglesia Católica ·971, 1674, 2708). La iglesia católica considera el Rosario la síntesis de todo el Evangelio. El Rosario consiste en una serie de oraciones contadas con un hilo de cuentas. Las cuentas o bolitas, están arregladas en grupos de diez cuentas pequeñas separadas por una cuenta grande. Hay cinco juegos de diez. El Padre Nuestro se dice en la cuenta grande. En cada una de las diez cuentas pequeñas, los católicos rezan el Ave María (Catecismo Católico ·2676 y 2677).

La Iglesia Católica ofrece una indulgencia parcial, la remisión de la pena temporal por el pecado, a los católicos que rezan el Rosario. Ellos también pueden ganar una indulgencia plenaria, una remisión completa de toda la pena temporal acumulada hasta la fecha (Catecismo católico ·1471, 1479, 1498).

Entre las tradiciones católicas que rechazamos los cristianos que creemos en la Biblia, se encuentran las oraciones dirigidas a María y el Rosario. Estas tradiciones se han estado enseñando en el catolicismo como si fueran bíblicas, pero no hay un solo argumento de la Escritura que las respalde.

Ni Cristo ni los apóstoles enseñaron nunca a orar empleando algún instrumento u objeto para contar las oraciones. El memorizar oraciones y luego repetirlas una y otra vez mientras que contamos las bolitas, realmente se convierte en un ejercicio de memoria en vez de una expresión espontánea del corazón. Jesucristo se oponía radicalmente a la práctica  de repetir oraciones una y otra vez y así lo expresó: Mateo 6,7 y 8 dice: »Y al orar no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis”. En este pasaje nuestro Señor, en términos claros, nos pide no orar repitiendo la misma oración una y otra vez. Jesús declaró enfáticamente que esto era ritualista. Debemos creerle y obedecerle a Él.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén