¿POR QUÉ NO CREER EN LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA? PARTE 2

 Continuación  DEL TRATADO Nº 1908

3) LA BIBLIA DICE TODO LO CONTRARIO:  En vez de leer una inmaculada vida de un cierto personaje bíblico, en la Biblia vemos que todos los grandes hombres y mujeres de Dios fallaron en alguna oportunidad. Abraham, David, Moisés… todos fallaron y pecaron alguna vez. Y esa realidad no excluye a María.

La Biblia dice claramente que todos pecamos: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23).

Y cuando la Biblia dice “todos” es TODOS. Algunos pretenden incluir al mismo Jesucristo en la categoría de “todos” , y como él nunca pecó, entonces porqué no incluir a María. Sin embargo, a diferencia de María, Jesucristo ES DIOS. Sería absurdo pensar que Dios (Jesús) va a estar destituido de su propia gloria. ¿Acaso el apóstol Pablo era tan ignorante que por eso no escribió “todos excepto María”? A propósito del apóstol Juan, él que más cerca estuvo de María… él escribió lo siguiente:

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.” (Primera de Juan 1:8 al 10). Juan escribió estas líneas incluyéndose a sí mismo (“nosotros”) y sin hacer ninguna excepción. ¿Por qué no dijo que María era un caso aparte?

El hecho de que no encontremos en la Biblia la expresa frase diciendo “María pecó” no significa que María no haya pecado en su vida. Debemos partir de que la condición NORMAL del ser humano nacido de mujer es SER PECADOR (Romanos 3:23), por ende, si María era la excepción (como sostiene la teología católica), lo que la Biblia debería aclarar expresamente es que MARIA NUNCA PECÓ, cosa que claramente no hace.

Quizás usted diga que yo estoy ofendiendo  “a la madre de Cristo” simplemente por negar, Biblia en mano, prerrogativas otorgadas que son ajenas a la Palabra de Dios. En cambio, creo más bien que “ofenderla” es tratarla de algo que nunca fue, colocándola en lugares en los que nunca estuvo, y suponiendo en ella atributos que jamás tuvo. Presentar a la verdadera María “bíblica”, lejos de ofenderla, es respetarla y honrarla.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén