EL ÁRBOL DE NAVIDAD.

El periódico New York Newsday del 22 de diciembre de 1992 suministró una perspectiva interesante al citar a John Mosley, autor del libro The Christmas Star (La estrella de Navidad): “‘Los primeros padres de la Iglesia no celebraban la Navidad en diciembre con la única intención de festejar el nacimiento de Cristo -dice [Mosley]-. Era su manera de observar el solsticio de invierno’, que señala el comienzo de la estación invernal, cuando el Sol detiene su marcha hacia el sur y se encamina de nuevo hacia el norte, trayendo nueva luz.

”Según Mosley, hay pruebas de esto en los símbolos de la Navidad. Lo más patente es el empleo de plantas verdes, que simbolizan la vida en un tiempo de frío y oscuridad. ‘La planta verde más obvia es el árbol de Navidad -afirma él-. Y los habitantes del norte de Europa celebraban el solsticio en el bosque; adoraban los árboles. Por eso, el árbol de Navidad es realmente una reversión a la adoración prehistórica de los árboles.’ En no menos de diez referencias bíblicas, el árbol verde es asociado con idolatría y culto falso (Deuteronomio) 12:2; 1 Reyes 14:23; 2 Reyes 16:4; 17:10; Ezequiel 6:13 etc.). Deuteronomio 16:21 dice: "No plantarás bosques, ni árbol ninguno cerca del altar del Señor Dios tuyo".

”Mosley añade: ‘¿Qué se pone en los árboles? Luces. Las luces recuerdan al Sol y simbolizan el Sol. Se trata de su renacimiento y del regreso de la luz tras el solsticio. Los principales elementos presentes en las celebraciones del solsticio en todas partes son la luz y las plantas verdes. ”’El 25 de diciembre -sigue diciendo-, era la fecha original del solsticio de invierno, y muchas de las cosas que hacemos ahora y que creemos que son usanzas navideñas relativamente modernas, en el fondo tienen sus orígenes en la celebración del solsticio.’” 

El 25 de diciembre, tanto romanos como griegos antiguos celebraban el nacimiento del Sol invicto o no vencido. Esta práctica tiene sus orígenes en Babilonia. Nimrod fue deificado como Sol divino. Cuando sus enemigos lo derribaron, fue representado por un leño, y cuando renació fue simbolizado por un árbol siempre verde. Después de presentar la prueba de esto, el Dr. Alexander Hislop, en su libro The Two Babylons (Las dos Babilonias), declara: “Ahora el Leño de Navidad es el tronco muerto de Nimrod, deificado como el Sol divino, pero derribado por sus enemigos; el árbol de Navidad es Nimrod revivido... el dios que, habiendo recibido muerte, vuelve a la vida.” El leño se quemaba en la víspera del 24 de diciembre; para la mañana siguiente había sido reemplazado por un árbol siempre verde.

¿Permite la Biblia que un creyente observe fiestas religiosas que no sean las establecidas por Dios? ¿Se le permite que use formas de adoración que tienen su origen en ceremonias paganas, adoptándolas para adorarlo a Él? La Biblia dice que no pueden tener comunión la luz con las tinieblas, ni puede haber armonía entre Cristo y Satanás, ni acuerdo entre un creyente y un incrédulo, ni el templo de Dios y los ídolos” (2 Corintios 6, 14-16).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén