EVANGELIZANDO A PÉREZ ZELEDÓN

El Espíritu Santo, ha dicho a través de la profecía, que quiere que de este Valle de Pérez Zeledón salga una luz que sea ejemplo para todas las naciones. Esa luz hará que muchas personas vengan a buscarle a Él. El énfasis del Espíritu Santo es que Él necesita este Valle limpio de toda suciedad, idolatría, hechicería, falso evangelio, reinados falsos. La voz del Espíritu es que Cristo sea exaltado como Rey y Señor.

¿Cómo lograr que un Valle sea lo que el Señor pretende? Lo único que puede lograr ese propósito es la Palabra de Dios. Dice la Biblia que la LIMPIEZA se da por la Palabra: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.” (Juan 15:3). Que ella VIVIFICA: “Afligido estoy en gran manera; Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.” (Salmo 119:107).

La palabra de Dios es como una semilla que contiene vida, la cual no se desarrollará hasta que esta sea implantada en tierra (el corazón del hombre) y regada con agua (oración). (Lucas 8: 11). La palabra de Dios es como un fuego que va quemando toda impureza e ideas erróneas que haya en nuestro corazón purificando nuestra mente: “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová... ?” Jeremías 23: 29.

Nosotros no podemos pretender que una Ciudad sea iluminada por la Biblia y que ella sea la que nos gobierne, si no se le lleva al pueblo que está en oscuridad. Por eso, este domingo 7 de setiembre del 2008, los ocho pastores que conformamos este Ministerio, con un grupo de 32 hermanos (as): Adultos, Jóvenes, Niños; subdivididos en cinco subgrupos, dedicamos este día a VISITAR todas las comunidades, hasta las más alejadas de los Distritos de Nuestro Cantón;  Si quiero decirte que cada uno de estos distritos tienen entre diez a quince poblados. El plan era distribuir CINCO MIL REVISTAS BÍBLICAS y 40 MIL TRATADOS con temas de conversión y salvación, de una manera muy particular al pueblo romano católico que estaba en sus casas o que iba saliendo de las misas. Algunos grupos contrataron busetas, otros se desplazaron en vehículos particulares e inclusive en motocicleta se llevó la Palabra de Dios.

Todos terminamos agotados físicamente, porque en algunas ocasiones había que recorrer un kilómetro para entregar el material en una casa. Lo más hermoso de esta MISIÓN es que más del 99 % de la gente recibió la Palabra. De los CINCO MIL PAQUETES que se llevaban, sólo 15 personas las rechazaron.

Hoy ha llegado la luz y el agua limpia a nuestro Cantón.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén