OCHO SEÑALES DE PELIGRO EN EL MATRIMONIO

Los jóvenes entraron en el consultorio del psicólogo. Parecía una pareja ideal, sin problemas ni conflictos visibles. Tenían menos de veintiocho años, dos hijos y estabilidad económica. 

«Tenemos grandes problemas, doctor -dijeron-. Queremos conversar con usted antes de ir a ver a un abogado, y antes de recurrir al divorcio.»  

El psicólogo habló largamente con cada uno de ellos y los convenció de que no estaban, al menos todavía, en peligro de naufragio. Pero debían estar atentos a siete señales de peligro si querían salvar el matrimonio. Afortunadamente, estaban dispuestos a resolver sus discrepancias.

Es un caso de la vida real que nos lleva a analizar las siete señales de peligro que el psicólogo les presentó. Un matrimonio es como un barco que se debe reparar continuamente si se quiere mantenerlo a flote.

La primera señalde peligro es escuchar con regularidad las palabras: "Es deprimente pensar que vamos a pasar toda la vida juntos."

La segundaes quizá semejante a la primera: «Ya no tenemos intereses comunes."

La tercera es cuando cada uno señala constantemente lo peor del otro.

La cuarta es cuando ambos dicen: «Nuestros proyectos e ideales van por caminos distintos.»
 
La quinta es más personal. Ocurre cuando, cada vez que un cónyuge desea disfrutar de la relación sexual, ya el otro está dormido.

La sexta es cuando se escuchan palabras como estas: «No me interesa gastar dinero sólo para lo que a ti te gusta.»

Y la sétima: «Nuestra vida sexual es aburrida.»

Todas esas son señales a las que cada matrimonio debe estar atento. Hay una octavaque es, por cierto, la más importante de todas: No tener la misma fe religiosa. O peor aún, no tener ningún interés en las cosas espirituales.»
 
El matrimonio fue creado por Dios. Si como individuos no andamos bien con Dios, no puede andar bien el matrimonio.

La Biblia dice: «La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente» (Eclesiastés 4:12). Si ponemos a Cristo en medio de nuestro matrimonio y lo mantenemos como el Señor de nuestra vida, no naufragará nuestro matrimonio.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén