FIDELIDAD. Capítulo ·12

El TERCER GRUPO de los frutos del Espíritu es PARA CON NOSOTROS MISMOS. Está integrado por el fruto de fe, mansedumbre y templanza. La Biblia dice: "Mas el Fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; Contra tales cosas no hay ley" (Gálatas 5:22-23). Hoy hablaré de la FIDELIDAD.

¿QUÉ ES FIDELIDAD? Es la capacidad de permanecer comprometido con una persona o una causa, sin importar lo que suceda. Es una persona en quien se puede confiar, de quien se puede depender; es alguien con quien se puede contar, que hace su trabajo de continuo y no da lugar a ser acusado de falta alguna.

Daniel 6,4 dice: “Los gobernadores y sátrapas buscaron ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado con el reino; pero no podían hallar motivo alguno o falta, porque ÉL ERA FIEL, y ningún error ni falta hallaron en él”.

La fidelidad es una virtud que Jesús apreciaba mucho.. Narró dos parábolas para elogiar e ilustrar dicha característica, la de los talentos (Mateo 25:4-30) y la de las minas (Lucas  mucho 19:11-27). “Porque fuiste fiel en lo poco sobre mucho te pondré.” Si no somos fieles en lo poco ¿quién nos confiará lo mucho? Sería una necedad suicida. Nadie confía un encargo a quien desempeñó mal e irresponsablemente una tarea encomendada. En el campo espiritual eso es igualmente válido. Dios confía sus obras importantes a quienes han sido fieles en lo poco.

La Palabra de Dios reserva los mejores elogios para las personas que fueron fieles. La epístola a los Hebreos alaba la fidelidad de Moisés: “Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir”. Comparándola con la fidelidad de Jesús. (Hebreos 3:2,5).

PABLO ELOGIÓ LA FIDELIDAD DE SUS COLABORADORES:   A.  De Epafras: “Como lo habéis aprendido de Epafras, nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para vosotros, quien también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu”. (Colosenses 1:7) . B. De Timoteo: “Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias”. (1ª. Corintios 4:17).

Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico:
mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén