BONDAD. Capítulo 11

El tercer fruto del grupo de los FRUTOS DEL ESPÍRITU PARA CON EL PRÓJIMO, sexto  de la lista general de frutos, es la bondad. “Mas el fruto del Espíritu es .......paciencia, benignidad, bondad,.......”.   (Gálatas 5:22).

“Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros”. (Romanos 15:14). “Pues su Espíritu nos hace actuar con bondad, justicia y verdad”. (Efesios 5:9).

La palabra “bondad” viene del griego “agathosune” que significa: Útil, excelencia y se utiliza para indicar rectitud de corazón y una actitud de beneficencia (Strong 19), que se deriva de “agathos” que quiere decir: Ayuda y buenas cosas (Strong 18).

La bondad es una actitud de ayuda hacia otras personas, con rectitud de corazón, sin hipocresía, ni vanagloria y ningún interés; esta ayuda puede ser por medio de la oración, como lo pedía el apóstol Pablo (Romanos 15:30); adicionalmente, denota una actitud de beneficencia hacia los  necesitados (Hechos 20:35), brindándoles buenas cosas, para que la provisión sea efectiva (Hebreos 13:10).

El apóstol Pablo destacaba que los hermanos de Roma estaban llenos de bondad y eran capaces de amonestarse unos a otros (Romanos 15:14), por lo que se puede deducir que la bondad es una cualidad firme, que hace el bien a otros no necesariamente por medios suaves, sino como en el caso en que Jesús purificó el templo (Mateo 21:12-13), o cuando hace la denuncia en contra de los escribas y fariseos (Mateo 23:13-29).

Es importante indicar la diferencia entre benignidad y bondad. Benignidad es una disposición hacia otros que se traduce en acciones suaves y la bondad es una actividad “bondadosa” a favor de ellos, que de acuerdo al caso, pueden ser acciones drásticas.

Pablo y los hermanos de Corinto, 1 Corintios  5; 2 Corintios  2:1-8. Pablo los amonestó de manera fuerte por un caso de inmoralidad sexual, pero en la segunda carta, les hace saber que lo hizo con tristeza y dolor esperando recibir de ellos una respuesta favorable. Esta actitud se caracteriza como bondad.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico:
mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén