PACIENCIA. Capítulo ·9

Como dije: el segundo grupo de los FRUTOS DEL ESPÍRITU es  PARA CON EL PRÓJIMO, a saber: paciencia, benignidad y bondad.

En este día reanudo la serie de mensajes sobre “EL FRUTO DEL ESPÍRITU”, abordando el de PACIENCIA. Ya hemos considerado tres, y son los siguientes: 1. El Fruto del Espíritu es AMOR. 2. El Fruto del Espíritu es GOZO. 3. El Fruto del Espíritu es PAZ.

PACIENCIA: “Mas el fruto del Espíritu es .......paciencia, benignidad, bondad,.......”.   (Gálatas 5:22).

La paciencia es la aptitud que lleva al ser humano a poder soportar cualquier contratiempo y dificultad. De acuerdo con la tradición filosófica, "es la constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él”. Así, puede decirse que el paciente va haciéndose fuerte poco a poco, mientras que el fuerte sabe ser siempre paciente. En la Biblia es la espera confiada en la intervención liberadora de Dios; paciencia cristiana quiere decir, así, perseverancia en la esperanza. Su opuesto es la ira. (Wikipedia, la Enciclopedia Libre).

Existe un tipo de estoicismo en que la persona se resigna benigna o pasivamente a una situación que no puede ser cambiada.

El uso bíblico de la palabra paciencia no incluye la idea de pasividad o resignación. Para el hijo de Dios, no es solo un asunto de apretar los dientes y soportar estoicamente algún dolor o  sufrimiento.

El comentarista Barclay, sobre la paciencia, dice “que es la gracia de la persona que puede vengarse de un mal pero no lo hace. Es la perseverancia que soporta las heridas y las malas obras sin ser provocado a enojarse o vengarse. Es una firmeza de alma siendo provocada a "corregir un mal" o "hacer cuentas" con alguien, pero escoge no hacerlo”.

La paciencia es la tenacidad con la cual la fe del cristiano se adhiere a las promesas de Dios, aunque se sienta más como el conquistado, en lugar del conquistador.

Ese tipo de paciencia no se consigue fácilmente. La desarrollamos al caminar íntimamente con Él. Proviene de la confianza en Él, aun cuando el brillo de Su amor y bendición parezca oscurecido por una nube oscura.....Continúa tratado 1881.....

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico:
mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén