LA PAZ. Capítulo ·8

Continuación del tratado 1877.....El Apóstol San Pablo dijo: “Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación”. (Romanos 14:19) (VRV).

Observemos las dos situaciones que contiene el texto: a- “Sigan lo que contribuye a la paz”. Esto equivale a decir: “Que cada uno ponga la parte que le corresponde, a fin de estar en paz”.  b- “Ayúdense para crecer más en la nueva vida que Cristo les ha dado”. Implica que no hemos de servir de tropiezo con ninguno, por el contrario, debemos de estimularnos para desarrollarnos en nuestra nueva vida.

El escritor a los hebreos dijo: “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. (Hebreos 12:14) (VRV). Estas palabras no representan una simple sugerencia, es una disposición del mismo Cielo. También significa que no deberíamos ser selectivos; es decir, con quien me llevo, y con quien no. La armonía y las buenas relaciones con los nuestros, con nuestros hermanos y con nuestros semejantes, nos permitirá vivir tranquilos en medio de cualquier turbulencia que se nos presente en la vida.

En segundo lugar: DESCRIBE LA AUSENCIA  DE AGRESIÓN.  Sinónimos de la palabra “Agresión”: • Ataque • Acometida • Embestida • Asalto • Atraco • Embate • Provocación.

El Apóstol San Pablo en Romanos capítulo doce nos llama a ciertas prácticas, las que al final nos permitirán vivir juntos y en paz. Primero nos enseña que somos miembros de un mismo cuerpo, con diferentes funciones. Segundo: “Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis”.  Tercero: “Gozaos con los que se gozan”.  Cuarto: “Llorad con los que lloran”. Quinto:“No seáis sabios en vuestra propia opinión”. Sexto: “No paguéis a nadie mal por mal”. Séptimo: “Procurad lo bueno delante de todos los hombres”. Octavo: “Estad en paz con todos los hombres”.
Noveno: “No os venguéis vosotros mismos”. Décimo: “Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”.

LA PAZ PROMETIDA. Jesús hizo esto muy claro cuando dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. (Juan 14:27).....Continúa tratado 1879.......

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico:
mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén