Donar

LA BIBLIA Y EL MURMURAR

Número 1852

ImprimirCompatir por email Versión paginada

La Biblia condena categóricamente el pecado de la murmuración, tanto que es uno de los primeros pecados cometidos en el desierto, después de la liberación de la esclavitud de Egipto, el juicio mortal sobreviene a 14,700 israelitas. Increíble la magnitud del castigo; frente al aparente leve pecado de la murmuración (Números 16:41, 47, 49). No obstante así lo juzgó Dios.

La Biblia usa varias palabras para murmuración, cuya etimología nos ayudará a definir más cabalmente la murmuración y el perfil del murmurador. Proverbios 16:28. La traducción castellana usa la palabra “chismoso”. La palabra hebrea significa “difamador, llevador de cuentos”. A esto se dedica el murmurador, a llevar cuentos.

Éxodo 16:8. En este versículo, murmuraciones viene de una raíz que significa “obstinación”. Una de las características del murmurador es el elemento de la obstinación, lo cual indica una especie de persistencia en esa conducta. El individuo que murmura es obstinado en su murmuración y es difícil modificar su comportamiento, no es fácil hacerlo cambiar. Siempre busca una explicación, constantemente racionaliza para justificar lo que está haciendo.

Éxodo 15:24. La palabra que se traduce aquí por “murmuró” tiene también el significado de pernoctar, quedarse en un lugar, parar, detenerse. La murmuración detiene el progreso de la obra de Dios, paraliza sus planes, tal y como lo confirman Números 12:1 y 15. 

Hechos 6:1. Aquí la palabra griega para murmurar es interesante y sugestiva ya que significa “hablar con los labios casi cerrados”, lo cual es el equivalente del cuchicheo. La murmuración tiene un elemento de misterio, de que no oiga la otra gente o de cambiar de conversación cuando ven que aparece la persona de quien se está hablando.

Salmo 41:7. Murmurar en este versículo es algo que se dice en forma no comprensible para las demás personas. La palabra que se usa para murmurador significa “expresión en palabras no muy inteligibles”, implicando también la encantación de un mago o hechicero. La idea de hechizo en esta palabra es muy interesante porque la gente que murmura hechiza a su auditorio. Hay personas que cuando escuchan una murmuración es como si estuvieran bajo la influencia de un mago o hipnotizador; tal es la atención que ponen, y tanto lo que disfrutan de participar en la murmuración.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderón@casadeoracióncr.com

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema
Busca tratados con contenidos similares

Oración de aceptación en audio:

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad desalvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en elLIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008