FRUTO Y CLASIFICACIÓN. Capítulo ·5

Continuación del Tratado 1871....diariamente en las promesas de Dios según aparezcan las necesidades y pruebas.

8- MANSEDUMBRE: Es una especie de sumisión de esclavo hacia Dios y una dependencia de Él en vez de independencia de Él. Jesús dijo: "Bienaventurados sean los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad" (Mateo 5:5) Uno de espíritu afable y tranquilo es venerado por Dios (I Pedro 3:4) Dios guía a los humildes (Salmo 25:9) y los embellece por medio de la salvación (Salmo 149:4). -  es ser dócil y responsivo a la voz del Señor y las autoridades espirituales; y respetuoso y cortés hacia la gente en general.

9- TEMPLANZA O DOMINIO PROPIO:La templanza es la abstinencia, dominio propio en: cuerpo, alma y espíritu (I Corintios 9:25). - es dominio propio - la capacidad de frenar los instintos, apetitos e impulsos para poder servir al Señor con sobriedad y disciplina.

Estas nueve manifestaciones del fruto del Espíritu Santo nos ayudan a eliminar una vida espiritual estéril, nos da una vida fructífera, podemos combatir la corrupción del mundo y compartir la naturaleza divina de Dios.

La gran comisión que Jesús nos encomendó incluye, además de predicar la Palabra, el hacer discípulos. Si un ministerio está equipando y adiestrando personas para el servicio de Dios, quiere decir que está dando fruto y sembrando para la multiplicación de su inversión. Pues, esos discípulos saldrán y harán más discípulos que extiendan el evangelio y las señales de Reino por todo el mundo.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo..”. Mateo 28,19.

El libro de los Hechos dice que “la iglesia crecía y se multiplicaba”; es decir, estaba dando fruto en el área de discipular a los nuevos convertidos. Tengamos en cuenta que es necesario que se predique la Palabra, pero, asimismo, es muy importante que todas estas personas convertidas, sean discipuladas; pues los creyentes añaden, mientras que los discípulos son los que traen el verdadero crecimiento a la iglesia, sin perder la calidad. Esto es debido a que los discípulos se preocupan por recibir sanidad interior para sanar las heridas de su pasado; por la liberación, para deshacer y echar fuera las opresiones demoníacas; por la oración, para atar y desatar con la autoridad de Cristo; por aprender y recibir revelación, para enseñarla a otros.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico:
mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén