FRUTO Y PRIORIDAD. Capítulo ·3

Producir mucho fruto equivale a permanecer en la Vid, esto es, permanecer en el Señor Jesucristo. El anhelar apasionadamente una relación más intima con Él, así como satisfacerlo y complacerlo. Si éste es el propósito, el esfuerzo de nuestra vida, entonces mucho más fruto saldrá de ello. Pero es obvio que esto implica que Dios y su agenda tienen que tener prioridad número uno en nuestras vidas, o por ponerlo de otra manera: si hay algo que pone en riesgo nuestra “producción de fruto” sería el peligro de distraerse de la Vid (Cristo) a otras cosas. Como Jesús dijo en Mateo 6:24-34:

Mateo 6:24. 25; 31-34 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? ...........No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”

Los gentiles, los incrédulos, son los que se preocupan por qué comer, beber o vestir; pero esto no tiene porqué pasarnos a nosotros; para nosotros, lo primero, la prioridad número uno, lo que debemos poner primero, es el reino de Dios y su justicia.

Jesús dijo a los gentiles: aquellos que no confían en Dios y confían en su propia habilidad, contactos, autosuficiencia, diplomas, títulos y dinero, están buscando las añadiduras, como: el vestido, la comida, el carro y la casa. Dios quiere dar todas estas cosas y las va a dar, siempre y cuando lo busquemos a Él primero.

Desde que conocí a Cristo y salí del Catolicismo Romano me he encontrado con una gama de cristianos evangélicos maravillosos, pero también me he decepcionado con otros, carentes de principios y valores bíblicos. La integridad es un valor prácticamente olvidado. Ya es tiempo de que se levante una generación nueva de creyentes de los últimos tiempos, ...Continúa tratado 1867....

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde
correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén