FRUTO DEL ESPÍRITU PODAR. Capítulo ·2

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1864.....vigila como buen y cuidadoso agricultor e interviene dirigiendo nuestro crecimiento removiendo obstáculos y limpiándonos  ¡para que podamos producir más fruto!  ¿¡No te parece maravilloso!? Producir fruto es el resultado de permanecer en Cristo; producir al máximo es una tarea de la cual el Padre se encarga al podarnos. Es nuestro deber permanecer en la Vid y es tarea del Padre encargarse de cualquier poda que sea necesaria para incrementar nuestra productividad.

Creo que Hebreos 12:11 nos dice lo mismo pero con diferentes palabras, veámoslo a continuación: Hebreos 12:11 “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”.

Aquí el autor habla sobre disciplina y como él dice, ninguna disciplina parece ser causa de gozo al presente. Por el contrario,  ¡es dolorosa! Me parece que lo mismo sucede al podar. Cuando el agricultor poda pues tiene que cortar pedazos de la planta, tiene que remover partes enfermas o dañadas , partes que le quitan vida y ni siquiera son útiles para ella. Podar significa que algo tiene que ser cortado. Algo que era normal deja de serlo; el agricultor ha interferido y lo corta. La disciplina es lo mismo,  ¿o no? Nosotros disciplinamos a nuestros hijos y podamos nuestras plantas, ambas cosas se hacen con el mismo objetivo: hacer que los hijos sean mejores, hacer que las plantas sean más fructíferas.

Cuando Dios disciplina a sus hijos puede que en el momento sea doloroso, pero para todos aquellos que aprenden la lección el resultado de este proceso lleva a producir FRUTO, fruto apacible de justicia como dice en Hebreos. Después de todo, esto es algo que el Padre debe hacer, porque ésta es la tarea que todo Padre que ama a sus hijo tiene que llevar a cabo, y Él nos ama profundamente.

Por lo cual, la lección es la siguiente.- así como las plantas tienen a los agricultores para que las poden y así produzcan más fruto, del mismo modo, nosotros tenemos a nuestro amado Padre Celestial quien se encarga de los asuntos de podar, para que al permanecer en Cristo llevemos más fruto.

De esta manera, mi querido hermano o hermana, me gustaría animarte a buscar a Dios con todo tu corazón; a que apasionadamente busques crecer en tu relación con nuestro Dios vivo para luego ocuparte en lo que sea que Él haya preparado para ti.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén